Desarrollo del feto semana 26

El bebé parpadea y los testículos bajan al escroto


En la semana 26 de embarazo empieza el tercer trimestre y con él la fase de crecimiento del bebé. A partir de ahora el bebé se dedicado sobre todo a engordar. De hecho, su peso desde este momento hasta su nacimiento se triplicará, gracias a la grasa que irá acumulando debajo de su piel y que cuando asome al mundo exterior le ayudará a soportar el frío exterior. Ten en cuenta que el bebé se encuentra dentro del útero a 36ºC. 
Desarrollo del feto semana 26

Ya abre y cierra los ojos

 
  • A partir de la semana 26 de embarazo, el bebé puede abrir sus ojos a ratitos, y hasta ahora sellados por los párpados. Ya se han formado las últimas capas de la retina y las pestañas han alcanzado su longitud definitiva. El hecho de practicar el abrir y  cerrar los párpados le ayuda a perfeccionar el reflejo de parpadeo.
  • Cuando nazca, este reflejo (que no desaparece con la edad adulta y que todos tenemos) protegerá sus ojos de los objetos que se aproximen, e impedirá que una luz perjudicial pueda dañar sus delicadas córneas y mantendrá sus ojos húmedos. Solo que en los recién nacidos ese reflejo está más acentuado y bastará una suave corriente de aire o una luz un foco fuerte para que cierre sus ojitos.
  • Si te preguntas si tu bebé es capaz de ver ahora, ten en cuenta que su mundo ahora es oscuro y líquido. Como mucho, si te acercas un foco de luz a la tripa podrá vislumbrar un tono rojizo, pero nada más.

Los testículos bajan hasta el escroto

 
En los chicos se produce un importante acontecimiento. Hasta esta semana, los testículos de los niños -así como los ovarios de las niñas- se encuentran alojados en la cavidad abdominal, pero ahora descienden por el retroperitoneo y a través de los trayectos inguinales hasta situarse dentro de las bolsas escrotales.

Este proceso es muy importante ya que la temperatura del escroto es inferior en 2 grados centígrados a la del resto del organismo (34-35ºC). Una temperatura superior puede afectar en un futuro a la producción espermática o incluso aumentar el riesgo de determinados tumores, ya que los testículos son muy sensibles a los aumentos de temperatura.

Qué siente la madre en la semana 26 de embarazo


El útero, la placenta el bebé… Tu e spalda carga con todo este peso extra que a menudo “protesta” provocando fuertes dolores. Los más frecuentes son la lumbalgia, un dolor localizado en la parte inferior de la espalda, y la ciática es un dolor que se irradia o extiende por toda la pierna. El origen se debe a que la musculatura de la espalda se sobrecarga y se contractura. Es decir el músculo se contrae de forma involuntaria causando dolor.
Qué siente la madre en la semana 26 de embarazo

Un consejo para alimentarte mejor

Es importante que tomes alimentos ricos en vitamina A: huevo, los lácteos completos, verduras de color verde o de color rojo, anaranjado y amarillento, albaricoques, cerezas, melón y melocotón. Fortalece las mucosas, especialmente sensibles en el embarazo por el efecto de las hormonas y contrarresta los efectos inmunodepresores del estrés.
 

Un consejo para aliviar molestias

En el tercer trimestre de embarazo es frecuente que la futura mamá sufra de insomnio por la noche, que se despierte muy a menudo. Aunque a los insomnes no se les suele recomendar que se echen la siesta, en el caso de las mujeres embarazadas sí que se les aconseja, si tienen tiempo para ello y logran conciliar el sueño.
Ángela del Tío