¿Puedo lograr un parto vaginal tras una cesárea?

 

Quizá el momento más satisfactorio del embarazo es el momento concreto del parto, cuando se favorece el papel más activo de la madre y donde se va a generar el más importante vínculo madre-hijo. Vivir este momento de forma activa, colaboradora y consciente provoca una gratificación muy importante, incomparable con cualquier otro hecho en nuestra vida.

Muchas mujeres desean un parto vaginal para vivir esta experiencia única. Y existe la duda en las mujeres que han sufrido una cesárea anterior en otros embarazos, sobre la posibilidad de tener un parto por esta vía o si existen contraindicaciones. Podemos afirmar que en el caso de mujeres que en su primer embarazo, o en otro posterior, fueron sometidas a una cesárea, independientemente de la causa que la originó, el parto vaginal sigue siendo posible.

Éxito en el 75 por ciento de los casos
El conocimiento científico disponible hoy en día sobre un parto vaginal tras una cesárea nos informa de que el éxito del mismo, es decir, llegar a un parto vaginal es de aproximadamente un 75 por ciento de los casos.

Las principales ventajas de un parto vaginal frente a la cesárea es la disminución de lo que denominamos "morbilidad" materna, o todos los problemas derivados de su realización, sean médicos o no. Hay que pensar que la cesárea no deja de ser una intervención quirúrgica abdominal y, por lo tanto, una intervención con una relevancia importante en la salud presente y futura en la mujer. Sus repercusiones serán mayores a mayor número de cirugías, en cesáreas posteriores.

Pero otras mujeres en esta situación, presentarán dudas sobre el aspecto contrario, es decir, sobre el riesgo al que ellas y su hijo se someten al intentar un parto vaginal después de una cesárea anterior. El principal riesgo que existe es la rotura uterina, que ocurren en menos de un 0.3 por ciento de las mujeres a las que se asiste un parto vaginal tras una cesárea. La rotura uterina es una urgencia obstétrica que precisa de una intervención quirúrgica urgente.

El obstetra que controla la gestación de una mujer embarazada es el que mejor conoce cada caso individual y, por lo tanto, el que mejor puede aconsejar o desaconsejar un parto vaginal. En el caso de que éste sea posible, ha de controlarse en un centro hospitalario con formación específica del personal que asiste al parto, así como tener la posibilidad de realizar una cesárea urgente si fuera preciso durante el periodo de dilatación. Si éste es tu caso y tienes dudas al respecto, que el miedo no sea la principal razón para tomar tu decisión.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook