¿Vientre plano tras un parto vaginal o incluso una cesárea?

 

En muchas ocasiones no sólo tenemos miedo a cómo será nuestro parto, sino también a cómo podremos recuperar la normalidad de nuestro abdomen, que se ha distendido hasta dimensiones que jamás habríamos podido imaginar. No te preocupes: realmente la naturaleza es muy sabia y el embarazo, al ser fisiológico, permite que nuestro cuerpo y los órganos que están en su interior se expandan y cambien de localización sin que esto tenga luego una repercusión marcada. No obstante, lo más importante para recuperar la figura tras un embarazo es que no hayas ganado gran cantidad de kilos durante la gestación. De este modo, al nacer tu bebé, te podrás quitar de golpe el exceso mayor de volumen y peso.

Por otro lado, ya sabes que el realizar ejercicio físico durante la gestación es primordial para mantener una salud física y mental estupenda; imagínate lo necesario que es en el posparto. No sólo es importante sacar a tu bebe a dar paseos por tu bebé, sino también por ti. Existen estudios que demuestran que caminar de 30 a 40 minutos todos los días permite no sólo mantener sino también reducir el peso sin una dieta asociada. Además, se fortalece la musculatura de las piernas y del abdomen. Así que, ¡adelante!, ha llegado la hora de ponerte las zapatillas.

Cómo recuperar abdominales y ombligo
Pero si tu problema más temido es cómo recuperar la posición del ombligo que antes tenías o esos abdominales que tantos esfuerzos te costaron antes del embarazo, no es necesario que te apuntes en un gimnasio y te pongas hacer abdominales como loca… Y más, con lo difíciles que son de hacer y el dolor de cervicales y lumbares que se te queda cuando no sabes realizarlos correctamente. Si tienes esos problemas, no te asustes: sí puedes recuperar tu vientre y, no sólo eso, sino que también vas a disminuir el riesgo de prolapsos genitales e incontinencias, asociados al embarazo y al parto. Pero la duda es cómo. Respuesta fácil: mediante la realización de los abdominales hipopresivos.

Los abdominales hipopresivos conllevan poca dificultad en su realización: puedes hacerlos en tu casa sin grandes preparativos y sin dolor. Consiste en introducir los músculos abdominales abriendo las costillas en diferentes posiciones, de pie, sentado... Existen monitores y vídeos que pueden ayudarte en tu puesta a punto tras ser mamá. Porque lo que sí está claro, es que para ser una madre feliz te tienes que sentir guapa.

La cesárea dificulta, pero no es óbice
Si tu parto no ha sido vaginal, sino una cesárea, la realización de los abdominales clásicos debe demorarse entre 40 y 60 días en función de la intervención; mientras que caminar se puede hacer desde el día en que tú te encuentres con ganas. Eso sí poco a poco. Mucho ánimo, porque seguro que estás capacitada en hacer los abdominales hipopresivos antes que los clásicos. Sólo necesitas ánimo, fuerza y ganas para encontrarte físicamente como antes del parto, pero mucho más bella por la felicidad que te produce el pensar en tu bebé.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook