Semana 36 de embarazo gemelar monocorial

Se adelanta la monitorización de los bebés por el adelanto del parto


Semana 36 de embarazo gemelar monocorial



En la semana 36 de embarazo gemelar monocorial (una sola placenta) te empiezan a realizar los registros cardiotocográficos fetales, más conocidos como monitores. Como observarás, se adelantan mucho, un mes con respecto a una gestación única. Esto tiene una explicación: el parto se va adelantar. Para esta prueba debes ir bien desayunada. Hay monitores donde registran a los dos bebés al mismo tiempo. Otros sin embargo, registran primero a uno y luego al otro. Es preferible la monitorización simultánea de ambos fetos para estar seguros de que no se está registrando dos veces al mismo bebé.

Ecografía semana 36: cómo crecen y están colocados los gemelos


Debe realizarse una ecografía en la semana 36 de embarazo gemelar para valorar el crecimiento de los fetos. Pero fundamentalmente la ecografía en estas semanas de gestación nos sirve para valorar la cantidad de líquido amniótico de cada feto y realizar un estudio Doppler de ambos por las implicaciones que ya se han comentado previamente.

También es muy importante la ecografía para valorar la posición de los dos bebés. En esta semana de gestación, si el primer feto está de nalgas o en una situación transversa, es muy posible que ten tengan que hacer una cesárea. Si el primer feto está con la cabecita para abajo (posición cefálica), podrá intentarse un parto vaginal siempre que se pueda. Es decir, el primer feto, el que está más cerca del canal del parto (o de la vagina) es el que nos va a marcar la vía del parto independientemente de cómo está colocado el segundo feto.

Expolación del cuello uterino


En esta visita te volverán a explorar para ver si vas modificando el estado del cuello del útero: dilatación, borramiento, consistencia y posición. Es posible que después de las exploraciones sangres un poco, ya que el cuello uterino está muy vascularizado y engrosado.


Te darán el resultado del exudado rectovaginal realizado en la visita previa. Las contracciones uterinas cada vez son más frecuentes y no es raro que pueda empezar a desencadenarse el parto. Cada vez te moverás peor, en parte por el gran tamaño del útero, pero también por la lumbalgia y el edema de los pies. El control de la tensión arterial y el peso no deben de olvidarse.

En muchos centros, las gestaciones monocoriales se finalizan en la semana 36 para evitar complicaciones fetales posteriores. Algunos estudios demuestran el aumento de los problemas del feto a partir de la semana 36 en este tipo de gestaciones gemelares.

Exploración del cuello uterino
Dra. María de la Calle Fernández-Miranda Responsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid).