Milagro: “Me han hecho la cesárea y apenas tengo dolores después”

 

Desde hace más de 15 años se vienen utilizando técnicas anestésicas y analgésicas que facilitan a las mujeres de parto no tener que sufrir esos dolores tan violentos que nuestras madres tanto tuvieron que aguantar y que tanto se han encargado de recordarnos.


Estos tipos de anestesias o analgesias son conocidos por todas las embarazadas, me refiero a la anestesia epidural – que no perfora la duramadre, que es una membrana que recubre todo el cerebro y la médula espinal- que consiste en introducir con una aguja larga y fina un anestésico local- bupivacaina- en la región lumbar muy cerca de la duramadre y que tan bien marcha durante los partos.

En el hospital Clínico San Carlos de Madrid, donde trabajo, más del 80 por ciento se instaura la anestesia epidural de entrada y, si no lo hace, es porque no da tiempo; tan solo un pequeño grupo de mujeres no desea ponérsela ya que anhelan un parto lo más natural posible.

Ahora bien cuando se tiene que realizar una cesárea, las que ya tienen una epidural lo que se hace es triplicar la concentración de bupivacaina para mantener la anestesia local, pero si la cesárea es electiva, es decir no se ha puesto de parto, lo que hacen los anestesistas es poner lo que llamamos anestesia o analgesia intradural, intratecal o intrarraquídea, que de las tres formas se puede llamar.

En estos casos lo que hacen es perforar la duramadre con una aguja larga y llegar al líquido cefalorraquídeo donde se deposita un analgésico sintético, parecido a la morfina, que se llama fentanilo. Por lo general este tipo de analgesia permite realizar la cesárea sin problemas de dolor a la embarazada, pero no está exento de efectos secundarios como nauseas, vómitos, cefaleas, hipotensión etc. y cuando salen de la cesárea hay que reforzarles con más analgésico a través de un catéter para evitar los dolores, sobre todo las primeras 24 horas.

El milagro de la cesárea sin dolor se llama TAP
Pues bien en el hospital Clínico San Carlos de Madrid estamos iniciando un tratamiento para paliar o incluso hacer desaparecer los dolores tras la cesárea a nivel abdominal, que son precisamente los que más "fastidian" a las pacientes. Me refiero al bloqueo del plano transverso abdominal bajo control ecográfico tras la cesárea, también llamado TAP (transversus abdominis plane black-Tap black-).

  • Para que entendáis esta técnica tenéis que conocer los tres planos musculares de la pared abdominal: el músculo oblicuo externo, el oblicuo interno y el transverso del abdomen, con sus fascias musculares asociadas y que se encuentran inervados por las raíces nerviosas torácicas bajas- nervios intercostales y subcostales- y por los nervios de la primera raíz lumbar. Estos nervios pasan por la fascia del músculo transverso y son los causantes de las molestias tan desagradables que padecen tantas mujeres después de las cesáreas.
  • ¿Os imagináis que pudiéramos bloquear estos nervios? Sería fantástico pues desaparecerían los dolores abdominales tan molestos en las mujeres tras la cesárea. En esto consiste la técnica TAP, en bloquear estos nervios. Para ello el anestesista, tras la cesárea y con la ayuda de un ecógrafo, dirige una aguja muy larga cargada de analgésico -levobupivacaina- a la aponeurosis del músculo transverso y allí lo deposita. La técnica no es difícil pero sí laboriosa: se tarda aproximadamente 20 minutos. Una vez inyectado el analgésico en ambas fascias de los músculos transversos la paciente es remitida a la unidad de recuperación post-anestésica, la famosa URPA. Allí estará unas horas para después trasladarla a su habitación.
  • Pues aquí viene el "milagro": la paciente recibe a las visitas levantada, camina perfectamente sin dolor, atiende a su bebé sin problemas, se ducha, se ríe, en fin un postoperatorio mucho más cómodo y saludable. Además permite que el anestesista ponga menos dosis de analgésico en la raquianestesias y menos refuerzos posteriores, lo que hace también que los efectos secundarios sean mínimos, tanto es así que la estancia media en el hospital puede bajar a los dos días, ¿no os parece fantástico?
  • Por tanto consideramos que el TAP, dentro de un protocolo de analgesia bien elaborado, puede tener un impacto positivo en la recuperación y satisfacción de las mujeres sometidas a cesárea.
 
Natalben: Las pruebas de mi embarazo

Blog las pruebas de mi embarazo

Sobre el blog
 

El blog Las pruebas de mi embarazo recoge todas las novedades en cuanto a gestación y pruebas diagnósticas. Las nuevas técnicas, los procedimientos punteros, los estudios más recientes, las curiosidades del mundo de la obstetricia... Todo se recoge en esta bitácora, escrita por un especialista de máximo nivel. Pasen y vean: este blog está hecho para ti.

 
Sobre el autor

El catedrático Miguel Ángel Herráiz es jefe de Sección de la Unidad de Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y dirige clínica privada en el municipio madrileño de San Sebastián de los Reyes: Ecografías 4D.

Ginecólogo del blog las pruebas de mi embarazo
Twitter
Facebook