¿Qué pasa si me pongo de parto antes de tiempo?

 

Muchas embarazadas se ponen de parto de forma prematura y muchos de los recién nacidos son incapaces de adaptarse a la vida extrauterina: la prematuridad sigue siendo unos de los problemas más importantes de la obstetricia actual. La tasa de prematuros en los EEUU es de 11.5 por ciento, mientras que en Europa varía entre el 7 y el 9 por ciento. En España está aumentando hasta situarnos en un 10 por ciento de los partos en el momento actual.

Es una de las causas más importantes de los problemas de salud del bebé, sobre todo cuando el parto acontece entre las semanas 23 y 25 de embarazo, siendo la tasa de mortalidad en estas semanas del 75 por ciento. El riesgo de estos recién nacidos se relaciona directamente con la edad gestacional y el peso al nacer. Además, los costes sanitarios son impresionantes, ya que estos bebés necesitan estar mucho tiempo ingresados en las unidades de cuidados intensivos neonatales y alguno de ellos, sobre todo los nacidos por debajo de las 28 semanas de gestación, vivirán con secuelas fundamentalmente neurológicas que necesitarán apoyo muy gravoso de por vida.

Definimos parto pretérmino como la presencia de contracciones uterinas acompañada de modificaciones del cuello uterino, y que en ausencia de tratamiento adecuado o cuando éste fracasa conduce a un parto antes del término de la gestación, entre las semanas 23 a la 37.

Las contracciones tienen que ser regulares -dos o más contracciones cada diez minutos durante más de dos horas-, dolorosas y duraderas y, además, que el cuello uterino se reblandezca, se borre más del 50 por ciento: por ecografía que tenga menos de 2.5 centímetros de longitud e incluso que se dilate un poco. Si esto os ocurre, no tenéis más remedio que acudir al hospital para que os confirmen que estáis de parto y poneros el tratamiento adecuado. Muchas veces son falsas alarmas y con reposo e hidratación, las contracciones desaparecen sin que se modifique el cuello uterino.

¿Cuáles son los factores de riesgo del parto antes de tiempo?
Las mujeres que más riesgo tienen de tener un parto pretérmino son:

  • Aquéllas que ya tuvieron uno.
  • Las que fuman o que consumen cocaína, opiáceos o marihuana.
  • Las que son muy jóvenes o muy mayores.
  • Las embarazadas por técnicas de reproducción asistida o en las que la gestación es múltiple.
  • Aquéllas que han tenido una amenaza de aborto y siguen sangrando a lo largo del embarazo.
  • Las que son de estatura baja o han ganado poco peso durante el embarazo o son muy delgaditas.
  • Las embarazadas que hayan tenido cirugías sobre el cuello uterino como conizaciones.
  • O las que hayan tenido dos o más abortos por incompetencia del cuello uterino.
  • Aquéllas gestantes que tengan un nivel socioeconómico bajo o un trabajo estresante.
  • Las que sufren de mucho líquido amniótico (hidramnios) o placenta previa, infecciones urinarias o vaginales, las que rompan la bolsa amniótica.
  • Aunque hay muchas causas más, otra fundamental es que en la ecografía de las 20 semanas se descubra que la embarazada tiene un cuello o cérvix acortado, por debajo de 2,5 centímetros.

Cómo "sujetar" el embarazo prematuro
Pues bien, a todas estas pacientes se les puede prescribir medidas preventivas para impedir que se produzca el parto pretérmino. A unas se les dirá que no fumen durante el embarazo ; a otras se les hará un cerclaje cervical (cerrar el cuello con un hilo grueso de seda) para que no se produzcan más abortos tardíos; en otros casos se recomendará que dejen el trabajo estresante o pidan la baja laboral; o que aumenten más de cinco kilos si son muy delgadas; a las que tienen cuello corto, se les puede dar progesterona, que es un sedante del útero, o poner un pesario para que no se acorte más; si tienen infecciones, lo ideal es administrar el antibiótico adecuado… Como podéis ver, podemos hacer muchas cosas para evitar que se produzca el parto pretérmino. Otra cosa es que lo consigamos, cosa que no es tan fácil.

Si a pesar de todo la gestante acude con una franca amenaza de parto –y cumple la definición que más arriba expusimos– la paciente tiene que ingresar en un centro con servicio de neonatología y ser tratada adecuadamente. Tiene que guardar reposo e instaurarle corticoides durante 48 horas en dos dosis para madurar el pulmón del bebé por si no podemos parar el parto. Además se pondrán uteroparalizantes (como atosiban) para frenar en lo posible la amenaza de parto pretérmino. Por tanto, los objetivos son frenar el parto al menos durante 48 horas para que hagan efecto los corticoides e intentar prolongar el embarazo lo máximo posible.

Para finalizar os contaré el caso de una paciente que acudió por dinámica uterina a las 24 semanas de embarazo , se le exploró con espéculo, se le hizo ecografía. Se observó un cuello muy acortado de menos de 2 centímetros, aunque no estaba dilatado. Dada la semana tan comprometida de la amenaza de parto, hablamos con los padres tanto los ginecólogos como los pediatras para trasmitirles que de ocurrir el parto antes de la semana 26 de embarazo, el bebé podría tener muchas posibilidades de morir y, si sobrevivía, podría sufrir graves secuelas físicas.

Los padres entendieron perfectamente todas las consecuencias y aceptaron todos los tratamientos que les indicamos. A las 26 semanas más cinco días de gestación se rompió bolsa amniótica y horas después se desencadenó el parto: le instauramos sulfato de magnesio como neuroprotector y asistimos a un parto de una niña de aproximadamente 900 gramos que ingresó en la unidad neonatal y que en el momento actual está perfectamente. Si este bebé hubiera nacido una o dos semanas antes, el peso y la madurez hubieran sido mucho menores y quizás estaríamos hablando del fallecimiento del bebé o de importantes alteraciones neurológicas.

 

 
Natalben: Las pruebas de mi embarazo

Blog las pruebas de mi embarazo

Sobre el blog
 

El blog Las pruebas de mi embarazo recoge todas las novedades en cuanto a gestación y pruebas diagnósticas. Las nuevas técnicas, los procedimientos punteros, los estudios más recientes, las curiosidades del mundo de la obstetricia... Todo se recoge en esta bitácora, escrita por un especialista de máximo nivel. Pasen y vean: este blog está hecho para ti.

 
Sobre el autor

El catedrático Miguel Ángel Herráiz es jefe de Sección de la Unidad de Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y dirige clínica privada en el municipio madrileño de San Sebastián de los Reyes: Ecografías 4D.

Ginecólogo del blog las pruebas de mi embarazo
Twitter
Facebook