¿Y si tengo una infección estando embarazada?

 

La infecciones durante el embarazo están producidas por diferentes agentes: parásitos, virus, bacterias, hongos, que pueden afectar a la madre exclusivamente o también al embrión-feto tras diseminación por vía hematógena, durante el parto o la lactancia. Si lo hace durante la gestación de modo vertical -por la sangre- se denomina infección congénita, si se produce durante el parto se denomina infección perinatal y si lo hace durante la lactancia, infección neonatal.

Las causas de infecciones y gestación más frecuentes son:

  • Virus: rubeola, hepatitis, VIH, varicela, herpes, citomegalovirus (CMV) y parvovirus B19.
  • Bacterias: Treponema pallidum, Neisseria gonorrhoeae y estreptococo β. agalactiae, Listeria monocitógenes y Chlamydia trachomatis.
  • Protozoos: Toxoplasma gondii, Plasmodium spp y Tripanosoma cruzi.
  • Hongos y micoplasmas: Candida spp, Micoplasma hominis y Ureaplasma.

La importancia de las infecciones durante la gestación es debida a que producen abortos, partos pretérmino, crecimientos intrauterinos restringidos (CIR), malformaciones fetales, muerte fetal y complicaciones neonatales, sobre todo neurológicas. Asimismo se observa un aumento de las pruebas diagnósticas invasivas, de las inducciones pretérmino y a término, de los partos instrumentales ( fórceps y ventosas) y de las interrupciones voluntarias del embarazo.

Hasta el 5 por ciento de todos los embarazos pueden padecer algún tipo de infección, aunque la gran mayoría de ellas solo afectarán a la madre, ya que por algún motivo el agente causal no logrará pasar la barrera placentaria o no será capaz de contaminar al bebé en el momento del nacimiento a través del canal del parto o durante la lactancia.

Prevenir infecciones, básico para la embarazada
Por todos ello, la prevención de la infección es un importante problema de salud pública. Es muy importante descartar que la embarazada haya contraído la infección durante el embarazo, es lo que los médicos denominamos "infección primaria". Un ejemplo es la rubeola, que gracias a las medidas de prevención primaria acometidas hace años vacunando a las niñas ya es una enfermedad congénita rarísima, que produce graves alteraciones en el feto, sobre todo neurológicas, con consecuencias terribles para el bebé, su familia y la sociedad.

Por todo ello es importante que hagáis un cribado de las infecciones, no solo durante el embarazo -que se hacen sistemáticamente- sino unos meses o semanas antes de intentar quedaros embarazadas antes de intentar quedaros embarazadas. Os aconsejaría que solicitarais la analíticas de rubeola por si la vacuna no hubiese sido efectiva; de toxoplasmosis, por que si sois negativas podéis tomar medidas higiénico dietéticas como no comer jamón crudo, lavar bien las verduras, no tener contacto con gatos o comer carne cruda; de hepatitis B y C, HIV, sífilis, por que si sois positivas se tendrá que valorar el administraros algún tipo de tratamiento previo antes de quedaros embarazadas.

Hay otros tipos de agentes causales cuyo cribado se realizará durante el embarazo, me refiero a las portadoras en la vagina o/y el recto de la bacteria estreptococo beta agalactiae (estreptococo del grupo B), que si contamina al bebé durante el parto puede fallecer de una sepsis fulminante. Otros gérmenes como el herpes virus, varicela zoster, parvovirus B19 y el citomegalovirus no se realiza el cribado ni antes del embarazo ni durante él, solamente se solicitarán pruebas si sospechamos que la infección se ha producido durante el embarazo.

El diagnóstico en el herpes y la varicela es fácil por las lesiones que producen en la piel, pero en el caso de los otros dos virus el diagnóstico se realiza tras la práctica de una ecografía, donde se ven alteraciones como bebés pequeños, ventriculomegalia cerebral, hidrocefalia, calcificaciones intracraneales, hiperrefringencia intestinal, ascitis, hidrotórax… Ninguna de estas alteraciones es típica de una enfermedad vírica determinada.

Caso real: embarazada con bebé infectado por parvovirus B19
Os contaré el caso de una paciente que tenía un niño de cinco años que iba a la guardería y ella estaba embarazada de 22 semanas. Parece ser que hubo una especie de "gripe" en la guardería y que su hijo la contrajo. La madre se infectó y tuvo unas manifestaciones clínicas muy semejantes a un cuadro gripal.

Al cabo de unas semanas acudió a mi consulta para realizarse una ecografía 4d y fue allí donde observé un feto con gran cantidad de líquido en el abdomen (ascitis), en los pulmones (derrame pleural), hígado grande y una importante anemia fetal, que somos capaces de saberlo al valorar la velocidad de su sangre en la arteria cerebral media. Inmediatamente la ingresamos en un hospital de Madrid donde se realizó terapia fetal. Tras la realización de múltiples pruebas al feto, como la obtención de sangre de su cordón umbilical mediante una cordocentesis, se le diagnosticó una infección por parvovirus B19.

Este virus afecta al miocardio fetal y a las células hematopoyéticas, provocando anemia por destrucción de éstas (hemólisis). Todo ello desencadenó un cuadro en el que el bebé se llenó de líquido (hidrops fetal no inmune) que puede ocasionar su fallecimiento si no se actúa rápidamente transfundiéndole sangre directamente a su corazón o a través del cordón umbilical. Este bebé tuvo la suerte de salir adelante tras varias transfusiones. Demos gracias a los avances en la medicina fetal y al sistema público que tenemos.

Resumiendo: os aconsejo que antes de quedaros embarazadas investiguéis sobre vuestro estado inmunitario sobre diferentes agentes infecciosos para que podáis tomar las medidas oportunas.

 
Natalben: Las pruebas de mi embarazo

Blog las pruebas de mi embarazo

Sobre el blog
 

El blog Las pruebas de mi embarazo recoge todas las novedades en cuanto a gestación y pruebas diagnósticas. Las nuevas técnicas, los procedimientos punteros, los estudios más recientes, las curiosidades del mundo de la obstetricia... Todo se recoge en esta bitácora, escrita por un especialista de máximo nivel. Pasen y vean: este blog está hecho para ti.

 
Sobre el autor

El catedrático Miguel Ángel Herráiz es jefe de Sección de la Unidad de Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y dirige clínica privada en el municipio madrileño de San Sebastián de los Reyes: Ecografías 4D.

Ginecólogo del blog las pruebas de mi embarazo
Twitter
Facebook