Cómo se realiza una inseminación artificial

Esta técnica realizada con semen de donante gana posiciones

 

         
         
  La inseminación artificial (IA) consiste en la introducción del semen, previamente capacitado -o mejorado en laboratorio- dentro del útero, coincidiendo con la ovulación de la mujer. La inseminación artificial es una técnica sencilla con escasos efectos secundarios.   Cómo se realiza una inseminación artificial  
       
  Existen dos variantes de la misma técnica:    
         
  •   Inseminación artificial conyugal (IAC).    
  •   Inseminación artificial con semen de donante (IAD).    
           
  Sofía Ortega y Pilar Gasca
Ginecólogas de la Unidad de Reproducción Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
 
           

 

 

Inseminación artificial conyugal

 
En este caso se utilizan espermatozoides de la propia pareja. Los requisitos imprescindibles para poder hacer una inseminación artificial conyugal (IAC) son:
 
•    Trompas de Falopio sean permeables, ya que la fecundación se va a producir en ellas.
•    Recuento de espermatozoides móviles o REM sea mayor de entre 3 y 5 millones. Este rango numérico varía según las distintas unidades de Reproducción.
 
 

¿Cuándo está indicada la IAC?

 
La inseminación artificial conyugal es la opción adecuada en la esterilidad de origen desconocido siempre que la mujer sea menor de 38 años, en los siguientes casos:
 
⇒   Síndrome del ovario poliquístico.
   
⇒   Endometriosis leves
   
⇒   En el caso del varón, cuando haya una alteración seminal leve o moderada, es decir que el recuento de espermatozoides móviles (REM) sea mayor de 3 y 5 millones y que no haya una teratozoospermia grave o espermatozoides con formas anormales.
   
   

¿Cómo se lleva a cabo la IAC?

 
Con ésta técnica vamos a mejorar la calidad de los gametos (óvulo y espermatozoide), los vamos a acercar y para facilitar la fecundación.
 
⇒    Comenzamos con la regla.   Fertilidad: Inseminación artificial conyugal
   
⇒    Realizamos una ecografía basal para confirmar que  el útero y los ovarios son normales.
   
⇒    A partir de ahí la paciente se administrará diariamente, de manera subcutánea una medicación hormonal (habitualmente Hormona Folículo Estimulante o FSH) que provocará el crecimiento de los folículos,  lugar  donde se encuentra el óvulo.
   
⇒    La paciente acude a la consulta cada 48-72 horas para la realización de una ecografía transvaginal y de esta manera, controlar el crecimiento de los folículos.
   
⇒    Cuando el crecimiento folicular alcanza 18 milímetros, desencadenamos la ovulación con otra hormona llamada HCG, también de administración subcutánea.
   
⇒    A las 36 horas tras la ovulación se realiza la inseminación intrauterina: depositamos el semen dentro del útero.
     
⇒    La pareja debe de acudir al centro dos horas antes de la inseminación para recoger la muestra y así poder capacitarla en el laboratorio.
   
Tras la inseminación la paciente permanece en reposo durante diez minutos y, trascurrido este tiempo, ya puede hacer vida normal.
 
Algunas de las dudas y miedos más frecuentes de las parejas son los siguientes:
 
•    La inseminación se realiza en la propia consulta, no se necesita quirófano.
   
•    Se tarda muy poco tiempo, unos minutos, a veces sólo dos, para sorpresa de la propia paciente.
   
•    Y finalmente es una técnica que no duele. En contadas ocasiones puede ser más complicado acceder a la cavidad uterina y en estos casos puede ser más molesto.
   
   
   
 

¿Qué probabilidad de embarazo tiene la IAC?

 
La posibilidad de embarazo es variable en función de la edad de la paciente, causa de la esterilidad y calidad espermática. La probabilidad de embarazo por inseminación se sitúa entre el 15-18 por ciento. Actualmente se realizan un máximo de cuatro inseminaciones ya que si tras este número no se consigue embarazo, el éxito de la técnica cae en picado.

Las inseminaciones pueden realizarse con cada regla, -si no ocurre ningún contratiempo-, no es necesario hacer un tiempo de descanso entre regla y regla. Esto es importante para no desesperarse en los intentos, ya que las esperas largas y el factor tiempo provocan mucha ansiedad y minan la moral de la pareja.
 
 
 
 
 

¿Qué complicaciones puede haber en una IAC?

 
Las complicaciones de la inseminación artificial conyugal son muy escasas. El riesgo de hiperestimulación ovárica es realmente infrecuente, ya que la dosis hormonal que utilizamos es baja en comparación con la fecundación in vitro.
 
La probabilidad de infección pélvica también es poco frecuente. La gestación múltiple está aumentada con respecto a una gestación espontánea pero en un porcentaje muy inferior a la fecundación in vitro. Depende de las series, pero no suele ser mayor de 10 por ciento.
 

 

Inseminación artificial con semen de donante (IAD)

 
La inseminación artificial con semen de donante (IAD) consiste en el mismo procedimiento antes explicado (IAC) pero sustituyendo el semen de la pareja por espermatozoides de un donante. El proceso en la mujer es igual que el explicado en la inseminación artificial; sólo cambia el procedimiento con la muestra del varón.
 
Las complicaciones también son similares a la IAC. La probabilidad de embarazo es ligeramente superior a la técnica madre, en torno a un 20-25 por ciento.
 
 
 
     
  Las indicaciones en la actualidad son:  
       
  •    Mujeres sin pareja masculina. Es la indicación más frecuente en la actualidad.  
       
  •    Las azoospermias o ausencia de espermatozoides con biopsia testicular negativa, es decir, que no se encuentren espermatozoides en el testículo.  
       
  •   Enfermedades genéticas del varón que no sean susceptibles de diagnóstico genético preimplantacional (DGP).  
       
  •   Fallo repetido de la técnica FIV- ICSI.  
       
 
 
 

¿Cómo se elige al donante de semen?

Inseminación artificial con semen de donante   Los donantes de semen son varones  de entre 18 y 35 años y  que realizan la donación de manera anónima y altruista.

Para que los donantes sean aptos deben de someterse a una historia médica  rigurosa, a una valoración psicológica realizada por psicólogos especializados en reproducción y  a unas pruebas analíticas - de sangre, enfermedades infecciosas, estudio genético- y seminales exhaustivas.

Se detallarán de manera minuciosa las características físicas del donante.
     
Una vez que el varón es apto, firmará un consentimiento informado al respecto (donación anónima, altruista y sin ningún  derecho sobre el hijo nacido), donará semen y éste se congelará y guardará en los llamados bancos de semen.