Parto natural: en casa o en el agua

Uno de los puntos esenciales del parto natural es el medio en el que se desarrolla. El ambiente debe ser un lugar cómodo e íntimo para la madre, el bebé y el padre o compañera/o en el parto. Casi todos los métodos de parto natural, que han sido descritos en el otro apartado, pueden realizarse en un hospital o centro médico bien habilitado para ello (no es lo habitual en España), sin embargo, hay madres que eligen llevar a cabo su parto en otros lugares por su intimidad o sus posibles beneficios para ella y para el bebé. De todas formas, en cualquier ambiente es necesario tener un mínimo instrumental médico que nos permita conocer si el parto se desarrolla sin problemas (un ecógrafo) y una persona con experiencia en los partos (una matrona)
 
Parto natural en casa
No hace tanto que parir en el hogar era lo habitual para cualquier embarazada, de hecho todavía hoy   ocurren partos en casa ya sea de forma voluntaria o no. La principal razón de la elección de la casa como lugar del parto es la intimidad y el ambiente familiar que proporcionan a la embarazada. Pero para que la casa sea un lugar seguro donde la mujer se sienta protegida y relajada, se deben cumplir unas condiciones que proporcionen seguridad al transcurso normal del parto.
 
En primer lugar, el curso del embarazo debe haber sido normal y sin complicaciones, además las últimas consultas médicas no deben indicar posibles complicaciones en el momento del parto. En segundo lugar, la embarazada y el padre deben haber recibido una formación sobre el parto, y siempre debe asistir el parto en casa una matrona con experiencia. Es recomendable que en la casa no haya animales y sólo unas pocas personas de la confianza de la embarazada. En la habitación donde sea el parto sólo deben estar la embarazada, el padre y la matrona. Se necesitarán sábanas, toallas y agua tibia, es importante controlar la temperatura de la habitación entre los 24-26º. Por supuesto, se debe tener un fácil acceso a los servicios de emergencia y recurrir a ellos si es necesario.
 
En cierto países de la Unión Europea la seguridad social cubre el gasto que supone el traslado de una matrona y el material médico a una casa para llevar a cabo un parto, no así en España. Estudios recientes en revistas médicas de prestigio, como el British Journal, indican que los partos que se desarrollan en casa tienen menos complicaciones, pero no hay que olvidar que antes se seleccionan los embarazos sin complicaciones que sí pueden parir en casa.
 
Parto natural en el agua
Parir en un medio acuático es una idea que siempre ha surgido en diferentes culturas. Se defiende que así el bebé pasa de un ambiente acuático, como es el líquido amniótico, a otro y así el trauma del parto es mucho menor, para ello la temperatura del agua no puede variar. Además la madre se relaja más fácilmente lo disminuye el dolor y el tiempo del parto, es menor el esfuerzo en general. Como ocurre en cualquier caso, la mujer y el compañero durante el parto deben haber recibido una educación específica sobre el parto en este medio, además sigue siendo necesaria la asistencia de una matrona y de material médico, que en este caso debe estar preparado para sumergirse en el agua. Durante un parto en el agua la mujer no puede recibir ningún tipo de anestesia ni analgésicos, ya que es necesario que tenga su sensibilidad en perfecto estado, y es muy importante que haya agua suficiente que impida que el bebé tenga contacto con el aire porque podría comenzar a respirar antes de tiempo y aspirar agua.
 
Las clínicas preparadas para realizar este tipo de partos son muy pocas, en España destaca el Hospital Costa de Sol de Málaga donde la mujer puede pasar el período de dilatación en el agua y luego parir, si lo desea, en cuclillas. Así que lo habitual es que al parto en el agua se le añada el parto en casa.