Métodos del parto natural

Hay multitudes de formas de llevar a cabo un parto natural, muchos de estos modos sólo tienen pequeñas diferencias entre sí, pero hay algunos métodos y técnicas que están bien definidas y desarrolladas. A continuación exponemos las más conocidas:
 
Método de Lamaze
Este método surge cuando en 1951 el Dr. Fernand Lamaze incorpora en la asistencia de sus partos unas técnicas que había conocido en Rusia. Estas técnicas consistían esencialmente en clases de parto, técnicas de respiración y relajación, de forma que se le enseña a la mujer a responder a los estímulos del parto (principalmente dolor) [Leer más]
 
Método Grantly Dick-Read
Este método fue desarrollado por un obstetra inglés alrededor de 1930. Se basa en la idea de que el temor y la anticipación del dolor provocan tensiones en el cuerpo, psíquicas y musculares, que, aunque tienen un objetivo protector, exageran los dolores del parto. Esto ocurre porque el temor estimula el sistema nervioso simpático y provoca la contracción del músculo circular del cuello uterino. Al cerrarse más el canal del parto las contracciones tienen que luchar contra una mayor resistencia lo que produce tensión y dolor. La tensión y el dolor aumentan el miedo, lo que genera un círculo vicioso de tensión, dolor y miedo.
 
Para evitar todo esto, el método se centra en enseñar técnicas de respiración para que la mujer pueda relajarse durante las contracciones uterinas. Además enseña a las mujeres a dirigir su atención y visualizar el proceso interno del nacimiento, esto tiene sus raíces en las técnicas de meditación orientales y es la mayor diferencia con otros métodos de parto natural. El método defiende que la respiración durante el parto debe ser abdominal y durante el expulsivo se deben hacer pequeños jadeos. El padre debe estar presente durante todo el parto para dar su apoyo emocional y se puede realizar bajo observación médica que debe intervenir si existen complicaciones o la mujer lo solicita.
 
Método de Bradley
Este método para realizar un parto natural fue desarrollado por el Dr. Robert Bradley en 1965. Tras vivir toda su juventud en una granja de los Estados Unidos, el Dr. Bradley observó que el trabajo del parto de los animales de granja no tenía grandes diferencias respecto al de las personas, y por ello creyó que los partos humanos eran factibles sin medicamentos ni intervenciones quirúrgicas. Realizó las primeras pruebas con enfermeras embarazadas de su entorno y con el tiempo definió un método propio.
 
Este método defiende los puntos básicos del parto natural, como el resto, pero lo que le hace único es la importancia que da al entrenamiento riguroso de la madre y del compañero o padre (de hecho también se le conoce como "método del marido entrenado"). Para conseguir una buena preparación,  la pareja debe asistir a 12 sesiones en las que se les enseña a controlar un parto sin complicaciones y con complicaciones de bajo riesgo, algo no habitual en otros métodos. Los puntos que se trabajan con este método son:
 
 -  Técnicas de respiración y relajación
 -  Herramientas naturales de alivio del dolor
 -  Nutrición durante el embarazo y en el preparto inmediato
 -  Planificación del embarazo normal y de variantes del mismo
 -  Actitud ante pequeñas complicaciones (detectarlas y manejarlas)
 -  Técnicas avanzadas de obstetricia
   
La importancia del padre o compañero durante el parto es, por tanto, máxima. Sobre él cae la responsabilidad de detectar y manejar las posibles complicaciones utilizando sólo herramientas naturales y técnicas aprendidas durante su instrucción. Los detractores del método critican mucho esta cuestión ya que no es incompatible desarrollar un parto natural bajo supervisión de verdaderos profesionales médicos.
 
Método de Leboyer
También conocido como "nacimiento sin violencia" o "nacimiento amable". El Dr. Leboyer es considerado como el primer médico que se interesó por la deshumanización de los partos. Su método se centra en el bebé, y se basa en el concepto de que el parto es un trauma para el recién nacido que se debe paliar en la medida de lo posible. Para ello lleva a cabo las siguientes acciones:
 
Sala oscura sin ruidos fuertes
Separar lentamente al bebé de la madre, sin cortar el cordón umbilical muy rápidamente
Sumergir al bebé en agua tibia hasta que él mismo se extienda
   
Algunas de las medidas que defendía este método en los años 70 han sido aplicados en los hospitales actualmente. 
 
Otros métodos
Hay otras corrientes defensoras del parto natural desde distintos puntos de vista. Algunos métodos son técnicas de relajación no sólo exclusivas del parto: el yoga, la acupuntura, la hidroterapia, la musicoterapia, etc.; otros métodos no tienen ninguna base sobre la realidad y tienen su origen en la parapsicología o superstición. La madre debe tener un espíritu crítico y acudir a fuentes de calidad para poder conseguir información veraz.