Estrías en el embarazo: prevenirlas con centella asiática

Las verrugas y fibromas blandos se multiplican en la gestación

 

Cómo mantenerse bella durante la gestación

 
Cuidados embarazo: cabello Cuidados embarazo: piel Cuidados embarazo: cara Cuidados embarazo: protégete del sol

Cuida tu cabello

Piel y embarazo

Cara sin manchas

Protégete del sol

Cuidados embarazo: senos Cuidados embarazo: varices y piernas cansadas Cuidados embarazo: estrías Cuidados embarazo: hemorroides

Senos y molestias

Piernas y varices

Evita las estrías

Hemorroides

 

Las estrías aparecen porque la piel se estira de forma rápida y eso provoca que se rompan las fibras de colágeno y elastina. Las líneas al principio se muestran rojizas o amoratadas y luego blanquecinas, con aspecto de cicatrices. Salen en la superficie de la piel pero la lesión se produce en la dermis (la capa intermedia). Para el dermatólogo Antonio Campoy Sánchez, del Hospital General de Catalunya, la única sustancia eficaz para prevenir estas antiestéticas marcas en la piel es la centella asiática. La planta (se denomina hydrocotyle aunque también es popularmente conocida como "la hierba de los tigres") crece en zonas tropicales de Asia y cuenta con propiedades cicatrizantes.
 
 
     
 

Conviene prevenirlas porque luego resultan muy difíciles de eliminar. El riesgo de que salgan disminuye cuando la piel se cuida y está elástica, hidratada y nutrida con cremas y masajeando las zonas más propensas (senos, abdomen, muslos y caderas).

Aunque tampoco esta rutina (puedes comenzar con ella a partir del tercer trimestre) de extender algún gel o loción asegura que no vayan a producirse.

Importante: que la piel absorba la crema para que penetre bien y llegue hasta esa capa profunda.

  Estrías en el embarazo
     

 

La estructura de la piel también se modifica en la embarazada con los fibromas blandos o acrocordones, esas pequeñas verrugas que salen en la superficie de la piel, normalmente en el cuello, bajo los senos, las axilas o las ingles. Durante el embarazo pueden aparecer nuevas o aumentar de tamaño si ya estaban formados. El acrocordón es una afección benigna, solo se trata de un pequeño problema estético, muy fácil de extirpar después del embarazo.
 
 
 
         
         
         
   

Consejos para cuidar la piel en el embarazo

   
         
         
  No exponerse al sol sin protección y por supuesto no abusar de él. Siempre aplicar un filtro solar con protección alta, como mínimo un factor 30.    
         
  No se recomienda aplicar cremas con retinol. Está comprobado que puede producir malformaciones en el feto en altas dosis. Y si bien es verdad que las cremas contienen muy poco retinol en su composición, los dermatólogos las desaconsejan durante el embarazo.    
         
  Seguir una rutina diaria para hidratar la piel, sobre todo aquellas que antes de quedarse en estado ya tenían una tez seca. Debes aplicarte como mínimo una vez al día una crema hidratante y, si es posible, dos veces en el pecho, las caderas y el abdomen.    
         
  Los masajes en las piernas ayudan a evitar problemas problemas del retorno venoso y linfático. Eso sí, deben ser aplicados por un especialista de forma suave. Además, también favorecen que no aparezcan estrías en las zonas mencionadas: pecho, caderas o abdomen.    
         
  Los tratamientos de belleza están desaconsejados, debes esperar a que termine el embarazo porque entonces va a mejorar. "La piel en esos nueve meses es muy sensible al sol. Si haces una limpieza de cutis, puede agravarse", explica Antonio Campoy Sánchez, dermatólogo del Hospital General de Catalunya. Los "peelings", afirma,  pueden acentuar las manchas e incluso producir más. Los productos químicos están desaconsejados.