¿Qué ropa debo utilizar durante el embarazo?

Las prendas deben ser cómodas y no ajustar mucho en la zona abdominal

 

       
  Embarazada y ropa   Durante el primer trimestre de gestación no se han producido la mayoría de cambios físicos asociados al embarazo. Esto permite que la mujer pueda emplear la mayoría de su fondo de armario habitual. No obstante, el embarazo puede producir en la mujer embarazada un estado de malestar por sí mismo debido a los cambios corporales que producen y a la alteración de la propia imagen. Por ello, es recomendable que la ropa que emplee la embarazada sea lo más cómoda y confortable posible.
     
    Una prenda cómoda es aquella a la que una persona se adapta y genera tolerancia, es decir, la que una vez puesta, no notas que la transportas. Así se deben evitar las prendas ajustadas que puedan incomodar a la gestante, sobre todo en la zona abdominal. Deben evitarse los tejidos demasiado rígidos que puedan favorecer rozaduras o molestias en pliegues.
       
  Es importante evitar compresiones distales de los miembros como manos y pies. Si usamos calcetines, debemos intentar que no compriman para evitar que aparezcan marcas de compresión a ese nivel y que provoque una merma en el drenaje normal linfático.
   
 

Ropa interior, clave en la embarazada

 
   
  Respecto al vestuario, las prendas más importantes para la embarazada son las piezas de  ropa interior. Debido al aumento del tamaño de las mamas, debe variarse el sujetador habitual. Se recomienda el uso de un sujetador de la talla y copa adecuada al nuevo tamaño mamario, que fije bien la mama para evitar su movimiento. Se recomiendan los tejidos con un porcentaje alto de algodón que disminuyen la aparición de lesiones dermatológicas y la irritación que puede producirse en la zona areolar en las fases más avanzadas de gestación. Por el contrario, la ropa interior inferior no debe ser excesivamente ajustada. Una vez puesta no debe notarse su presencia y no debe molestar en la zona de los pliegues inguinales, donde se puede favorecer las lesiones dermatológicas.
   
  Una braga excesivamente ajustada puede producir molestias abdominales e inguinales, además de favorecer la candidiasis vaginal, muy frecuente durante el embarazo. No existe ninguna contraindicación para emplear ropa interior tipo tanga, siempre que resulte confortable y no produzca irritación en la zona inguinal o perianal.  Los tejidos que se recomiendan son los que presentan un alto porcentaje de algodón. Se recomiendan  aquellas con una zona absorbente que permita disminuir la sensación de malestar y la humedad asociada al aumento del flujo vaginal durante la gestación.
   
 
Miriam de la Puente y Diana Cuenca Gómez
Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
 
 
 

Cuidados en el embarazo

 

Complicaciones en el embarazo

 

Complicaciones en el embarazo


Aunque el embarazo no es una enfermedad, es rara la gestación que no tiene alguna pequeña complicación o enfermedad anterior de la madre. A eso se suman patologías propias del embarazo, algunas leves como la gingivitis y otras muy graves, como la preeclampsia o la rotura prematura de membranas, que suelen terminar en parto prematuro. El tratamiento de todas ellas será determinado por el ginecólogo, que es el encargado de valorar el estado de salud general de la embarazada y del bebé que está en camino.

     

Estrías en el embarazo

 

Evita las estrías al máximo


El estiramiento de la piel durante los nueve meses de embarazo es extraordinario. Y cuanto más se estire, más posibilidades hay de que se produzcan las odiadas estrías en senos, abdomen y muslos, las zonas más dadas al "estirón". Una recomendación útil es utilizar cremas con centella asiática, una de las pocas sustancias que se ha mostrado eficaz en la prevención de estrías. Una vez que salen, lo único que se puede hacer es atenuarlas con cremas o intentar eliminarlas totalmente con láser. Pero pueden volver a salir en próximas gestaciones.