Cómo inscribir al bebé en la Seguridad Social

Gestionar la asistencia sanitaria

Conviene acelerar todo lo posible la inscripción del bebé en la Seguridad Social.
 

La razón es que han de realizarle la segunda prueba del talón entre el cuarto y el octavo día tras el parto. La primera se habrá hecho en el hospital en las 48 primeras horas después del nacimiento y tiene el objetivo detectar posibles enfermedades metabólicas congénitas. Consiste en un pequeño pinchazo en el talón del niño para extraer unas cuantas gotas de sangre para su análisis. Los resultados de la segunda prueba los envían a casa, y si existe alguna complicación, el centro de salud realizará un aviso telefónico.

Cita en la Seguridad Social

Cuando acudamos a la oficina del Instituto de la Seguridad Social (INSS) nos pedirán:
 
  • El certificado de la inscripción en el Registro Civil.
  • el Libro de Familia (o bien la certificación literal de nacimiento).
  • El DNI y la cartilla (la de papel, no la tarjeta sanitaria) de la Seguridad Social del titular con el que estará el bebé. Si ambos están afiliados, el bebé podrá incluirse en la de cualquiera de los dos, y si no, del cónyuge que lo esté.
El trámite no lleva mucho tiempo y lo ha de realizar el padre o la madre, dependiendo de con quién vaya a afiliarse el hijo. No está de más comprobar los datos del domicilio que figura en la Seguridad Social porque allí será donde nos envíen la documentación.

Centro de salud: tarjeta sanitaria bebé

 
  • Después, con los papeles que nos den en la Seguridad Social, habrá que acudir al centro de salud, rellenar un formulario y solicitar la tarjeta sanitaria del niño, que tardará unos días en llegar a casa.
  • Aprovechando nuestro paso por el ambulatorio, lo mejor es solicitar cita con el pediatra (que podremos elegir) para la prueba del talón y su primera revisión, a los 15 días de vida.
  • Y, para adelantar trámites, pedir hora con el médico de cabecera de la madre para solicitar la baja por maternidad.

Incluir al bebé en todos los seguros

Si la familia además cuenta con un seguro privado, no hay que olvidarse de incluir al nuevo miembro, ya que el de la madre sólo cubre al bebé durante la primera semana de vida. Por lo general basta con realizar una simple llamada telefónica para que la aseguradora nos mande a los pocos días el nuevo contrato que, una vez firmado, habrá que enviar por correo postal.