Alcohol, tabaco y drogas en el embarazo

Consumo de riesgo durante la gestación

 
Es evidente que ninguna de las sustancias incluidas en este encabezado es recomendable dentro del embarazo, pero no está de más que sepas hasta qué punto por si te entra la tentación.
 
Las consecuencias de la adicción a drogas durante el embarazo incluyen un aumento en el riesgo de abortos, malformaciones fetales, retardo del crecimiento, daño hepático, hemorragia anteparto, prematuridad, pérdida del bienestar fetal durante el parto y daño cerebral. Además, el recién nacido puede padecer los síntomas de la abstinencia. Por tanto, ante la existencia de una adicción, recomendamos que el embarazo sea una buena excusa para afrontar el problema con coraje y dirigirse a un centro especializado en desintoxicación
 
Beber alcohol de forma abusiva durante el embarazo es la causa responsable del denominado "síndrome alcohólico fetal". Los niños afectos de este síndrome presentan retraso mental y un aspecto característico: baja talla, labio superior fino, nariz aplastada, ojos pequeños y borramiento del surco que va del labio a la nariz. Este síndrome solo suele presentarse cuando las madres son consumidoras habituales de grandes cantidades de alcohol durante el embarazo. Sin embargo, no hay ningún nivel de alcoholemia que se haya podido establecer como completamente seguro durante el embarazo. De todos modos, si te has excedido con el alcohol en 1 ó 2 ocasiones antes de saber que estabas embarazada, no lo hagas de nuevo, pero no tienes razones para angustiarte, porque es muy poco probable que esto le vaya a afectar a tu bebé.
 
 
  Complicaciones en el embarazo  

Crecimiento intrauterino retardado (CIR)

 
  La embarazada que consume alcohol y otras drogas puede provocar crecimiento intrauterino retardado en su bebé. Conoce con detalle ésta y otras patologías.

 
 
Hasta un 10-20% de las embarazadas fuman, aunque frecuentemente tratan de reducir el consumo respecto al habitual antes de estar embarazadas. Fumar durante el embarazo dificulta la correcta oxigenación del feto, y esto puede originar retrasos en el crecimiento y muertes intrauterinas. Además, en las mujeres fumadoras aumenta el riesgo de problemas en el desarrollo placentario, como la placenta previa  y el acretismo placentario, situaciones ambas que pueden dar origen a graves complicaciones por sangrado durante el parto. Por tanto, puesto que dejar de fumar de forma brusca puede ser una tarea extremadamente difícil para muchas, aconsejamos tratar al menos de ir reduciendo poco a poco el consumo de cigarrillos, y hacer un esfuerzo especial en los últimos meses del embarazo, cuando más necesita el niño de tu sangre para oxigenarse y crecer.
 
 

Evitar cafeína y estimulantes durante el embarazo

 
La cafeína y derivados son estimulantes que no solamente se encuentran en el café, sino también en el té, los refrescos de cola y el chocolate entre otros.
 
     
  Consejo: No es recomendable tomar más de 1 ó 2 cafés al día durante los primeros meses de embarazo, puesto que algunos estudios parecen indicar que cantidades superiores pueden aumentar ligeramente el riesgo de aborto espontáneo.