Cuidados del periné y de la episiotomía

Consejos para la recuperación después del parto

  PUBLICIDAD
   
  Solución limpiadora para pieles dañadas
  que limpia, calma y regenera
 
   
   
 
      Epixelle
  La episiotomía en el parto
     
  Tipos de episiotomía
  Indicaciones episiotomía
  Prevenir desgarros en el parto
  Cómo evitar la episiotomía en el parto
  Cuándo hacer la episiotomía
  Complicaciones de la episiotomía
  Cuidados de la episiotomía
  Recuperar el periné después del parto
     

 

 

Cuidados del periné y de la episiotomía
   
  El cuidado del periné deben realizarlo todas las mujeres cuidadosamente, hayan tenido parto o cesárea, puntos o no, como parte de la higiene y recuperación física del posparto. El cuidado de los puntos se realiza igual, se haya tenido un desgarro o una episiotomía.
   
  Observa tu periné con un espejo a diario para valorar la evolución de la cicatrización, la aparición de complicaciones y para familiarizarte y conocer los cambios de tu cuerpo.
   

 

  Ducha        
  consejos de higiene en el embarazo: ropa      
    Debe ser diaria.  
    Lavar los genitales externos con agua y el jabón o gel que se utilice habitualmente.  
    Puede utilizarse un producto específico para la higiene íntima o el cuidado de los puntos posparto.  
    Aclarar para evitar restos de producto que puedan irritar la piel.  
    Secar cuidadosamente, con una toalla limpia y a toques, evitando un secado de arrastre que pueda tirar de los nudos de los puntos.  
         
 
  Micción y deposición
     
  Antes de asear el periné, debes lavarte las manos
  Tras la micción y defecación, secar y limpiar con papel higiénico, a toques, y siempre de delante hacia atrás, de vagina hacia el ano, para no arrastrar bacterias del ano a la vagina, que podrían producir infecciones.
  Tras la defecación se recomienda lavar la zona con agua y jabón, para asegurar la limpieza y evitar la infección de la herida.
  El exceso de higiene perineal no es beneficioso, pues altera la barrera natural de la piel y predispone a infecciones vaginales. 
     
     
  Compresas
     
  Se deben utilizar compresas tocológicas. Son unas compresas específicas para el posparto, compuestas de algodón y sin plástico, que permite que la zona transpire mejor.
  Cambio muy frecuente de compresa, con el fin de mantener la zona muy seca, para que los puntos se caigan con la mayor brevedad posible.
  Nunca deben utilizarse tampones en el posparto
     
     
  Ropa interior        
           
  consejos de higiene en el embarazo: salud      
         
    La ropa interior debe ser de fibras naturales, preferentemente de algodón.  
    Evitar ropa interior de licra, encajes, tangas.  
    Los primeros días las braguitas desechables puede ser útiles.  
         
         
 
 
  Exposición al aire
   
  Exponer los genitales al aire ayuda a que se sequen los puntos y a la cicatrización de la herida, y disminuye la aparición de infecciones.
  Un momento ideal para ello es mientras das una toma al bebé, tumbada en la cama. Para no mancharla con los loquios, extiende una toalla en la cama y  te colocas sobre ella.
  No se recomienda utilizar secador en la zona perineal de forma rutinaria, pues los puntos pueden quedar tirantes. Puede ser útil en caso de retraso de la cicatrización, y siempre con aire frío.
     
     
  Aplicación de hielo
     
  En los primeros días posparto el periné puede estar inflamado. Para disminuir la inflamación es útil aplicar hielo.
  Siempre debe ir metido en una bolsa de plástico, para no mojar los puntos, y envuelto en un paño o toalla, pues la aplicación directa puede provocar quemaduras en una zona tan sensible como es el periné después de dar a luz.
  Podemos aplicarlo tres veces al día, diez minutos en cada aplicación. Si se deja más tiempo, puede provocar efecto rebote y, por tanto, más inflamación.
     
     
  Posición al sentarse
     
  No utilizar flotador, los puntos podrían abrirse.
  Es preferible sentarse sobre una superficie dura.
  Para que no moleste, la forma óptima de sentarse es la siguiente: contraer las nalgas y sentarse con ellas contraídas y la espalda bien pegada al respaldo. De esta manera, las nalgas hacen de "cojín", y al estar apretadas, ayudan a que no haya tensión en la herida y que los puntos no se separen, además de que disminuye la hinchazón de los tejidos.
     
    Lucía Moya. Matrona