Diabetes gestacional: qué puedes comer

Más verduras y, con cuidado, hidratos de carbono y frutas

 
Diabetes gestacional: qué puedes comer

La dieta para una embarazada con diabetes gestacional da más de un quebradero de cabeza.

El doctor José Luis Bartha, jefe del servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid) y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, ofrece pautas para saber cómo ha de ser la alimentación de la gestante diabética .

Dieta y control de la glucosa


Una vez diagnosticada la diabetes gestacional, el primer paso es poner una dieta a la mujer e indicarle que debe controlar su nivel de glucosa con la ayuda de un aparato muy sencillo de utilizar antes y después de las comidas. “No son dietas muy restrictivas, sino equilibradas evitando los alimentos que produce subidas muy rápidas de la glucosa”, afirma el doctor Bartha.

Comer poco varias veces


Una de las primera medidas que se aconseja a la mujer con diabetes gestacional, para evitar caídas de glucosa en sangre y por lo tanto hipoglucemias, lo mejor es que los hidratos de carbono se tomen a lo largo del día. Lo ideal es hacer cinco o seis ingestas a lo largo del día: desayuno, almuerzo, comida, merienda, cena y algo ligero antes de acostarse.

Alimentos prohibidos con diabetes gestacional

 

Alimentos prohibidos con diabetes gestacional

La única prohibición es el consumo de alimentos ricos en azúcares simples tales como:

 
  • Azúcar refinado (el que echas al café, el empleado en repostería…)
  • Miel
  • Mermelada

  • Leche condensada
  • Dulces, pasteles y bollería
  • Caramelos y chocolate
  • Refrescos y zumos azucarados
  • Helados

  • Platos precocinados

Al ser todos ellos alimentos de absorción rápida, provocan rápidas caídas de la glucosa.
 

Tomar pastas y cereales sin abusar


Los alimentos ricos en azúcares complejos, de lenta asimilación, son necesarios para obtener energía, pero sin abusar… En este grupo se encuentran:

  • Legumbres
  • Los cereales integrales (arroz, pasta, maíz, sémola, copos de trigo y pan integral)
  • Patatas y arroz  

Frutas, con cuidado, y más verduras


Se puede y se debe aumentar el consumo de las verduras, que son básicas en nuestra dieta mediterránea. La fruta también contiene azúcares simples que elevan de forma rápida la glucosa en sangre. Por eso, la gestante no se debe abusar de ellas.

Insulina, si la dieta no funciona

Si sólo con la dieta no se consigue controlar el nivel de glucosa en sangre, no habría más remedio que inyectar insulina a la embarazada para conseguir tener glucemias normales.
Ángela del Tío