Contraindicaciones del ejercicio físico en el embarazo

Consulta con el ginecólogo qué deporte puedes realizar en la gestación

Independientemente del estado físico de la mujer embarazada, existe una serie de contraindicaciones de carácter absoluto que impiden a la gestante realizar ejercicio por el riesgo que supone para la salud materno-fetal, y contraindicaciones de carácter relativo que requieren un intenso control médico para que estas mujeres puedan realizar algún tipo de ejercicio físico.
 
 
 Contraindicaciones absolutas Contraindicaciones relativas
Enfermedad de miocardio activa   Hipertensión arterial esencial
Insuficiencia cardiaca    Arritmias cardiacas o palpitaciones
Enfermedad cardiaca reumática    Historial de crec. intrauterino retardado
 Tromboflebitis Historial de parto prematuro
Embolismo pulmonar reciente    Historial de abortos previos
Enfermedad infecciosa aguda    Anemia
Incompetencia cervical    Enfermedad tiroidea
Embarazo múltiple    Diabetes mellitus
Hemorragia genital    Bronquitis crónica
Rotura prematura de membranas    Presentación podálica en el 3er trimestre
Crecimiento intrauterino retardado   Exceso de obesidad
Macrosomía fetal    Delgadez extrema
Isoinmunización grave    Limitaciones ortopédicas
Enfermedad hipertensiva grave   Problemas de apoplejía
Ausencia de control prenatal  
Sospecha de sufrimiento fetal  
Riesgo de parto prematuro  
 
Actualmente, en los casos de hipertensión y diabetes gestacional, que se incluyen dentro de las contraindicaciones relativas, el ejercicio físico se utiliza como medida terapéutica o como ayuda para el tratamiento de estas dos enfermedades.
 
Durante la gestación pueden aparecer una serie de síntomas que indican la posibilidad de riesgo obstétrico y que obligan a la mujer embarazada a cesar de inmediato la realización de cualquier ejercicio físico. Estos síntomas pueden ser:

 

Cuándo evitar el ejercicio físico en el embarazo

 
 •  Dolor: espalda, zona púbica, pecho, etc.   Contraindicaciones del ejercicio físico en el embarazo
 •  Hemorragia o pequeño sangrado vaginal
 •  Vértigos
 •  Disnea previa al ejercicio
 •  Falta de aliento
 •  Debilidad muscular
 •  Palpitaciones
 •  Desfallecimiento
 •  Dolor o inflamación de pantorrillas
 •  Dificultar para caminar
 •  Disminución de movimientos fetales
   

 

Por todas estas indicaciones, es necesario que la mujer embarazada reciba el permiso de su médico o ginecólogo antes de iniciar la práctica de una actividad física, dando a la gestante la seguridad de que no existe ninguna contraindicación que le impida realizar ejercicio físico de manera regular y moderada.