PUBLICIDAD
 
Crema para masaje perineal
que
nutre, hidrata y tonifica

Ejercicios de Kegel después del embarazo

Fortalecer el suelo pélvico para evitar incontinencia

 

Ejercicios de Kegel después del embarazo   Los ejercicios de Kegel fueron inventados por el Dr. Arnold Kegel (sexólogo estadounidense) en 1940 para mejorar el tono del músculo pubococcígeo.
   
  Las mujeres que han tenido uno o más partos vaginales, al llegar a la fase de la menopausia, por la disminución de estrógenos, presenta una atrofia de la pared de la vejiga y la uretra
   
  Esto conlleva a problemas de incontinencia urinaria que pueden corregirse, en gran parte, practicando de forma habitual estos ejercicios.
     
 
     
  Los beneficios de los ejercicios de Kegel se verán aproximadamente a los dos meses de empezar con esta práctica, en caso contrario se debe acudir al especialista para que le ayude a mejorar la realización de los ejercicios o par que le ponga algún tratamiento alternativo.  
     
  El 60% de las mujeres que realizan estos ejercicios de forma regular logran eliminar o minimizar la incontinencia urinaria después de un año.  
     
 
     
     
     

Músculo pubococcígeo

  Ejercicios kegel: Músculo pubococcígeo
 
Es un músculo que se sitúa en el suelo de la pelvis, de ahí que también reciba el nombre de músculo del suelo pélvico.

Está formado por tres anillos que tienen como función mantener la posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la fuerza de la gravedad.

Si la mujer no fortalece el suelo pélvico, los órganos internos de la zona tienden a descender con el paso del tiempo, y muy especialmente tras los embarazos. De ahí la importancia de empezar cuanto antes a ejercitar los músculos perineales.
 
 
 
Las causas de debilitamiento de este grupo de músculos son varias, entre ellas podemos destacar:
  Embarazo y partos vaginales
  Practicar deportes de impacto, con saltos y cargar demasiado peso
  Cambios hormonales de la menopausia
  Estreñimiento
  Obesidad
  Tos crónica
  Otros hábitos como retener la orina durante mucho tiempo, vestir prendas muy  ajustadas, etc.
     
El debilitamiento del suelo pélvico provoca los siguientes trastornos:
  Incontinencia urinaria de esfuerzo
  Prolapso (caída de los órganos intra abdominales)
  Disfunción sexual
     
Para identificar los anillos que componen el músculo:
  Anillo que rodea la uretra: Sentada en el retrete, orinar y retener la orina (una vez   localizado el músculo, no repetir el ejercicio ya que puede provocar una infección urinaria)
  Anillo que rodea la vagina: Introducir la punta del dedo y apretarlo. También puede insertar un cono vaginal
  Anillo que rodea el ano: Introducir un dedo en el recto y apretarlo
 
 

Ejercicios de Kegel

 
Hay cuatro ejercicios, se pueden hacer tumbada, de pie, sentada o incluso andando. Las recomendaciones son, en la fase de inicio, 10 repeticiones de cada ejercicio, cuatro veces al día y, en las siguientes fases, aumentar hasta llegar a las 50 repeticiones, cuatro veces al día.
 
Es importante que estos ejercicios se realicen con la vejiga vacía para evitar infecciones de orina.
 
Mientras que se realizan los ejercicios de Kegel, no debe doler la espalda ni notar fatiga, si esto ocurre, es debido a que los ejercicios no se están haciendo de manera correcta. No se deben contraer los músculos abdominales, los muslos o los glúteos.
 
 
 
•   Ejercicio 1: "El lento": Contraer el grupo de músculos y mantenerlos durante 5 segundos. Relajar.
   
•   Ejercicio 2: "El rápido": Contraer y relajar el grupo de músculos lo más rápido posible.
   
Ejercicio 3: "El ascensor": Contraer el grupo de músculos en tiempos (dependiendo de cada persona de 3 a 5). Relajar el grupo de músculos en esos mismos tiempos. Relajar por completo la musculatura.
   
Ejercicio 4: "La onda": Contraer y relajar los anillos en forma de onda. Primero el anillo que rodea la uretra, luego el que rodea la vagina y por último el que rodea el ano.
 

 

 
 

Conos vaginales

 
Una ayuda innovadora para realizar estos ejercicios son los conos vaginales. Consisten en pesas con forma de cono, del mismo tamaño pero diferente peso, que una vez introducidos en la vagina, por la gravedad tienden a salir y los músculos pubococcígeos se contraen de forma refleja.
 
Las pesas se introducen de la misma forma que un tampón, con la punta estrecha y el hilo de nylon hacia abajo.
 
Antes de empezar con la terapia es importante escoger la pesa adecuada, se empieza con la de menor peso y si se retiene sin esfuerzo se debe pasar a la siguiente que más pese. La adecuada es la de mayor peso que se pueda retener.
 
Los conos deben retenerse durante 15 minutos dos veces al día (mañana y tarde) y pueden llevarse caminando, de pie, sentado...