Primeros cuidados del recién nacido

El test de Apgar mide la vitalidad del bebé en los primeros minutos

Mientras tu bebé crecía dentro de ti, para cuidarle apenas tenías que preocuparte de llevar una vida y alimentación sana; pero desde el momento que asoma su cabecita, necesita tus cuidados y los del personal sanitario que ha asistido tu parto.

Son unos momentos muy importantes y, al mismo tiempo, llenos de emoción. La matrona cortará definitivamente el cordón umbilical que hasta ahora os unía, y junto con el médico comprobarán con unas sencillas pruebas indoloras que tu bebé ha nacido sano.

Te contamos cómo serán esos primeros cuidados del recién nacido desde que sus pulmones toman aire por primera vez y comienzan a respirar.

recien nacido

Qué cuidados médicos recibe el bebé en el parto


Nada más nacer, incluso antes de que haya terminado por completo el parto, cuando aún la placenta se encuentra dentro de tu útero, al bebé se le somete a los primeros cuidados médicos para que nada complique su feliz nacimiento. Hemos de decir que en los últimos años la práctica médica se ha modificado, y no es tan intervencionista como en el pasado.

Contacto piel con piel


"Si el bebé comienza el llanto y tiene buen tono, se pone encima de la madre para favorecer el contacto piel con piel y comenzar el amamantamiento", comenta el Dr. José Beceiro, de la Unidad de Neonatología del Servicio de Pediatría, del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares (Madrid).  

Limpieza de nariz y boca, según el centro


Tradicionalmente, y aún sigue siendo así en muchas maternidades y hospitales, el ginecólogo o la matrona limpia con suavidad la boquita del recién nacido para eliminar las secreciones bucofaríngeas, es decir, flemas y mocos, y ayudarle a tomar sus primeras bocanadas de oxígeno.  

Pero hoy en los centros donde se realiza un parto menos medicalizado, esta práctica o "la aspiración de secreciones, el lavado gástrico, el paso de sondas…. no se hace de forma rutinaria", explica Ana Ferrer, Supervisora de Paritorio del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares (Madrid). "El recién nacido a término expulsa espontáneamente el líquido pulmonar en el curso del parto", cuenta el doctor Beceiro.

Corte del cordón umbilical


El siguiente paso es cortar el cordón umbilical. El ginecólogo o la matrona primero lo pinzará con un instrumento quirúrgico (aún no le colocarán la pinza de plástico) y luego romperá el nexo que os ha mantenido unidos. En algunos hospitales esta actuación se hace enseguida, minutos después del nacimiento, y en otros se espera a que el cordón deje de latir. "Los únicos procedimientos que se realizarán al recién nacido durante este tiempo de contacto piel con piel, son su identificación y la adjudicación de la puntuación del test de Apgar. La correcta identificación del recién nacido tras su nacimiento es necesaria desde el momento de la ligadura del cordón umbilical", puntualiza Ana Ferrer.

Test de Apgar


Ahora toca la realización del test de Apgar, la prueba clínica que mide la vitalidad del recién nacido en sus primeros minutos de existencia. Lo que el neonatólogo valora son cinco valores del bebé. Su tono muscular, el esfuerzo respiratorio, la frecuencia cardiaca, la respuesta a los estímulos externos y la coloración de la piel.

Peso y medida del bebé


Luego se le pesa y mide y se toma las medidas del perímetro cefálico, aunque en los centros en los que se practica un parto más humanizado, esta practica se retrasa hasta que la madre no sube a la habitación, alrededor de dos horas después, "para no interferir con el contacto piel con piel tras el nacimiento", añade el doctor Beceiro

recien nacido

Vitamina K inyectada y colirio.


También se administra una profilaxis de vitamina K intramuscular "para prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido, que puede provocar sangrados graves en algunos casos", afirma el neonatólogo. También se le aplica un colirio en los ojitos para prevenir la infección ocular gonocócica, que puede contraer al pasar por el canal del parto.

Lavado de recién nacido… solo por encima


La imagen de un bebé todo sonrosado y limpio que suelen aparecer en las películas es muy poco real. Los bebés nacen un poco sucios pero hoy no se les lava. "En las primeras horas de vida la limpieza debe ser superficial y en todo caso no debe interferir con el contacto piel con piel con la madre", señala el doctor Beceiro. "El neonato se coloca sobre el abdomen o el pecho de la madre en decúbito prono y se seca y estimula con toallas precalentadas para evitar la pérdida de calor", detalla la supervisora de partos, Ana Ferrer.

Angela del Tío