Causas del aumento del embarazo de gemelos o mellizos

La reproducción asistida es la primera causa de embarazo gemelar

   
•    Técnicas de reproducción asistida
   
  El mayor factor de riesgo en el aumento de los embarazos múltiples es hoy el uso de técnicas de reproducción asistida. Se puede afirmar que un 67% de las gestaciones gemelares provienen de técnicas de reproducción asistida. Aproximadamente un 33 o 34% de los tratamientos de fecundación in vitro (FIV) terminan en una gestación gemelar, un 8,6% en una gestación triple y un 0,9% en una gestación cuádruple. En Estados Unidos, un 1% de todos los nacimientos y un 18% de todos los gemelos son fruto de técnicas de reproducción asistida. Estos tratamientos son responsables del incremento de los embarazos múltiples en dos tercios de los casos.

Dependiendo del tipo de tratamiento estos porcentajes varían. Así, con el uso de citrato de clomifeno para inducir la ovulación y con coito programado se han descrito tasas de gestaciones múltiples de entre el 6 y el 17%.
  Embarazo de gemelos y mellizos: causas
   
  Con el empleo de gonadotropinas se consiguen entre el 18 y el 53% de gestaciones gemelares. Y con la fecundación in vitro se consiguen entre un 33 y 34% de gestaciones gemelares.
   
  Según datos de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) de 22 países europeos, tras una FIV o una ICSI (inseminación intracitoplasmática, que consiste en aislar un solo ovocito y un espermatozoide e introducir éste en el ovocito mediante una sofisticada técnica) se obtienen un 73,6% de embarazos únicos, un 24,4% de embarazos gemelares, un 2% de embarazos triples y un 0,04% de embarazos cuádruples. El porcentaje total de embarazos múltiples asciende al 26,4% tras utilizar dichas técnicas.
   
  Debido a que en  la fecundación in vitro y la inseminación intracitoplasmática el médico decide el número de embriones que se transfieren, las gestaciones múltiples conseguidas con estas técnicas dependen del equipo médico. Las Sociedades Españolas y Europeas de Fertilidad han emitido unas recomendaciones sobre el número de embriones que se deben transferir en cada ciclo. La transferencia de varios embriones, consigue que la mayoría de las gestaciones gemelares sean dicigotas, aunque puede existir algún caso de gestación gemelar monocigota en un procedimiento de reproducción asistida (FIV o ICSI) . Esto sucede cuando se transfiere un embrión que posteriormente se divide dentro de la cavidad uterina. Por eso, como consecuencia de las técnicas de reproducción asistida, la proporción entre gestaciones gemelares dicigotas/monocigotas ha variado, pasando de un 70/30 en las gestaciones espontáneas a un 95/5 en las gestaciones conseguidas con reproducción asistida.
   
   
•   Edad materna
   
  A medida que la madre es más mayor, aumenta el riesgo de tener gemelos. Esto se debe a un aumento en la secreción de la hormona foliculoestimulante (FSH) que induce ovulaciones dobles, lo que puede dar lugar a gestaciones gemelares dicigotas. El riesgo de concebir una gestación gemelar aumenta 4 veces a los 35 años en comparación con el riesgo de embarazo gemelar a los 15 años. Un tercio del aumento de las gestaciones múltiples en las décadas actuales ha sido atribuido al incremento de la edad materna de las madres.
   
   
•   Haber tenido hijos
   
  La tasa de gemelaridad es mayor en multigestas (que han tenido uno o más hijos previos) que en las primigestas (que es su primer embarazo). La proporción es de 26 por mil en las multigestas frente al 21 por mil en las primigestas.  Estos porcentajes se mantienen aún después de haberlos ajustados a la edad materna.
   
   
•   Raza y área geográfica
   
  La incidencia de tener un embarazo gemelar es mayor en mujeres de raza negra africanas (1/30) sobre todo en nigerianas, seguida de las caucásicas (1/80). Las mujeres asiáticas, sobre todo las japonesas, son las que tienen una incidencia más baja de tener una gestación gemelar (1/100).
   
   
•   Historia familiar
   
  La gestación gemelar espontánea parece tener un componente genético que se expresa en las mujeres y que puede ser heredado a través de su padre o de su madre. Así, una mujer tiene riesgo de tener gemelos si en su historia familiar existen gemelos. No obstante, la historia médica familiar del padre biológico parece tener poco o ningún efecto sobre el riesgo de tener gemelos. Por el contrario, una mujer sin antecedentes familiares de gemelos, aunque su pareja si los tenga, la probabilidad de tener gemelos es muy baja. Sin embargo, al tener el padre antecedentes de gemelos, tiene muchas posibilidades de que sus hijas, cuando sean madres, tengan gemelos. Estas teorías se apoyan en los estudios de mapas genéticos de animales y humanos que encontraron mutaciones expresadas en ovocitos y células de ovario responsables de la gemelaridad. No existe una tendencia familiar en el caso de los gemelos monocigotos.
   
   
•   Altura y peso maternos
   
  Las mujeres obesas con un índice de masa corporal (IMC)  mayor o igual a 30 Kg/m2 y las mujeres altas con una talla mayor de 164 cm, tienen más probabilidad de tener un embarazo gemelar que las mujeres delgadas con un IMC menor de 20 Kg/m2 o las mujeres bajas con talla menor de 1,55 metros.
   
   
•   Dieta
   
  La dieta parece desempeñar un papel muy importante en la probabilidad de tener una gestación gemelar; a los hábitos alimentarios se suman el lugar de procedencia de la madre y la raza. Por ejemplo, se ha descrito que la suplementación con ácido fólico aumenta el riesgo de gestación gemelar. Además, se sabe que una nutrición inadecuada se acompaña de una menor tasa de gestaciones gemelares.
   
   
   
Dra. María de la Calle Fernández-Miranda
Responsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)