Las madres con cesárea pueden amamantar con posturas especiales

Se crea el primer máster universitario sobre Lactancia Materna

madres con cesárea pueden amamantar

La lactancia materna tendrá máster propio en la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid). Una de las responsable de este título, el primero que se imparte en España es la doctora Mª Carmen Temboury, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario del Sureste de Madrid.


Su objetivo: formar profesionales que investiguen sobre la lactancia y ayuden a las madres en la aventura de amamantar a sus bebés.

¿Por qué hacía falta organizar un máster universitario sobre Lactancia Materna en España?

Hay muchas razones. Una de ellas es que hay una abrumadora evidencia científica sobre los beneficios de la lactancia materna. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida y hasta los dos años, alternando con alimentación complementaria.

El máster es pionero en la materia y pretende formar consultores internacionales de lactancia por un lado, y profesionales que quieran investigar en lactancia, nutrición de la madre o tecnología aplicada a este campo. Dura un año y los alumnos –profesionales con un grado en Ciencias de la Salud como enfermeros, matronas, médicos o farmacéuticos– hacen prácticas en el Hospital del Sureste, el Hospital de Fuenlabrada y centros de salud.

¿Qué les falta a las madres españolas para tener éxito en la lactancia más allá de los tres o cuatro primeros meses?

Ha mejorado mucho nuestra lactancia materna y las madres están concienciadas: está calando el mensaje. Necesitan más apoyo profesional porque a veces la lactancia no es un camino de rosas. Por eso es tan importante nuestra labor en la formación de asesores de lactancia. Además, tenemos por delante un campo inmenso de investigación que al final ayudará a las madres.
 

Puntos débiles y fuertes de las madres que quieren amamantar

Las madres primerizas tienen interés pero muchas veces se encuentran con dificultades y no saben a quién preguntar. También necesitan mucha información sobre la extracción y conservación de la leche materna de cara a la vuelta al trabajo porque pueden compatibilizarse ambas cosas. Mal no creo que hagan nada… una madre siempre quiere hacer lo mejor para su bebé y lo hacen lo mejor que puede para conseguirlo. Si al final la lactancia tiene problemas, esto genera mucha frustración en la madre, se culpabiliza mucho de no poder amamantar a su bebé.

La lactancia materna después de una cesárea es un reto enorme. ¿Cómo pueden apoyarla?


Tenemos un mensaje para estas madres: que no se preocupen. Tendrán más dolor que el resto de las mamás en la primeras horas tras el parto, pero pueden amamantar utilizando posturas especiales. El contacto piel con piel, por ejemplo, tan eficaz para empezar con la lactancia, puede hacerlo el padre en los primeros momentos, hasta que la madre se recupera de la operación. Para nosotros es un gran reto lograrlo porque estamos en una tasa de cesáreas que ronda el 20 por ciento de los nacimientos.

¿Y las madres que optan libremente por dar el biberón? ¿Cómo se las podría convencer para amamantar a sus bebés?


Las respetamos. Lo que sí tienen que tener claro es que no es lo mismo, en ningún aspecto, dar el pecho que dar un biberón. Nada es comparable a los nutrientes y defensas que transmite la madre al bebé a través de su leche. En cuanto a convencerlas de la lactancia, lo ideal es trabajar con ellas desde el principio del embarazo. Al dar a luz suelen tener la decisión ya tomada, aunque algunas cambian de opción al ver a otras mamás dando el pecho, por ejemplo.
lactancia materna después de una cesárea

Muchas madres se preguntan si tendrán suficiente leche para alimentar a su bebé…

Todas las madres tienen suficiente leche para alimentar a su hijo: a veces la propia inseguridad de las mujeres dificulta la lactancia. En muy pocos casos realmente no pueden alimentar su bebé. Por eso es tan importante que consulten con profesionales o grupos de apoyo como la Liga de la Leche.

Algunas recomendaciones para preservar la lactancia materna:
  • Que intenten no usar chupete.
  • Que evite los biberones de agua o leche.
  • No estar pendiente del horario de las tomas ni de la duración de las mismas: practicar la llamada lactancia a demanda.

Que un niño llore porque parece que se queda con hambre puede ser muy duro para una madre…

Nosotros damos un mensaje a todas las mamás: el niño no sabe hablar y todas las necesidades las suple con el llanto. Por eso muy importante practicar el contacto piel con piel, que les relaja mucho. El llanto puede ser por muchas cosas como calor, frío, pis… Es importante atender al bebé y no dejarle llorar mucho tiempo.
 


¿Cuál es el mito principal de la lactancia que hay que derribar?


Precisamente de lo que hemos hablado antes, la frase "no tendré suficiente leche para mi hijo". Además, también hay poquísimos medicamentos con contraindicaciones y pocas enfermedades de la madre –como el VIH– que la desaconsejan.

 
 lactancia materna: vuelta al trabajo

La vuelta al trabajo suele acabar con la lactancia materna de muchos bebés, ¿cómo arreglarlo?


Muchas madres tienen la sensación de que el trabajo y la lactancia son incompatibles. Tenemos que ofrecer a las mujeres conocimiento para extraer, almacenar y conservar la leche materna para continuar con la lactancia materna cuando se incorporar a su trabajo. Se puede amamantar y trabajar a la vez y los profesionales de la salud podemos ayudar a las madres en este asunto tan importante.

¿Y el fenómeno de la lactancia hasta los 4 o 5 años, que ahora se ve más?

También es muy respetable. Durante milenios esta imagen no ha sido chocante, al contrario. La OMS recomienda la lactancia al menos hasta los 2 años de vida, pero la imagen de un niño más mayor lactando se topa con la cultura del "queda feo". Creemos que todo esto va a ir cambiando ahora poco a poco..

¿Y qué hacían en la antigüedad las madres que no podían dar el pecho?

Antes había una cultura de lactancia que se extendía a todos los círculos: madres, hermanas, amigas… Había solidaridad entre ellas, las madres se ayudaban, y existía la figura de la nodriza, que no siempre era de pago. De ahí la expresión de "hermanos de leche". Los bancos de leche humana que existen actualmente –hablamos de leche materna pasteurizada– se dedican especialmente a los grandes prematuros.

El primer máster sobre lactancia materna comienza el próximo mes de octubre. Comparten, junto con Mª Carmen Temboury, las tareas de organización del mismo las especialistas: Mª José Rivero, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital de Fuenlabrada; Beatriz Flores, neonatóloga del Hospital 12 de octubre de Madrid; Susana Ares, pediatra del Hospital La Paz de Madrid y Celina Arana, pediatra del centro de salud Paseo Imperial de Madrid.
Carmen Arnanz