Métodos naturales para determinar el sexo del bebé

Dieta y ciclo menstrual, factores que pueden influir en la fecundación

 
Aunque los ginecólogos consideran que no existen hoy métodos naturales para determinar el sexo del bebé de antemano, te contamos algunas de las teorías más interesantes sobre el tema para que las conozcas. 
 
     

Método Stolkowski

   
    Sexo del bebé: métodos naturales
La dieta, según la teoría del doctor francés Joseph Stolkowski, puede ayudar a la elección del sexo en el embrión. La alimentación influye, sostiene Stolkowski tras sus estudios, en la formación de la membrana del óvulo, convirtiéndola en más receptiva para los espermatozoides niña (X) o los espermatozoides niño (Y). Después de analizar los casos de quinientas mujeres de distintos países, con un acierto del 80 por ciento, el estudio concluye que una dieta rica en sodio y potasio, y pobre en calcio y magnesio prepararía la membrana para concebir un niño. Y al contrario, una alimentación con altas dosis de calcio y magnesio, pero bajas de sodio y potasio predispondría a la concepción de una niña. En su tesis, el médico francés aconseja seguir esta dieta dos meses antes de la fecundación, siempre que lo apruebe su médico y siempre bajo su supervisión. Por ejemplo, estaría desaconsejada en personas con problemas de hipertensión que desean el nacimiento de un niño.  
   
     

Método Baretta

   
     
La bioquímica argentina Adriana Baretta, inspirándose en la teoría de otros expertos, entre ellos Stolkowski, ha desarrollado un método basado en la influencia de la ingesta de minerales en la fecundación del embrión y en el ciclo menstrual de la mujer. Es decir, su método va más allá que el de Stolkowski al combinarlo con los periodos de ovulación. Ella recomienda iniciar la dieta tres meses antes de la concepción para que el cuerpo cambie y se prepare para el momento de la concepción, además de conocer en ese tiempo el ciclo menstrual de la futura madre. La efectividad del método, asegura tras  pruebas con 153 parejas, alcanza el 90 por ciento. Todo lo explica en su libro "¿Niño o niña? Ya puedes elegir".
 
 

Método Shettles

 
Los autores del libro "Cómo elegir el sexo de tu bebé", Landrum Shettles y David Rorvik, desarrollan su tesis apoyándose en las diferencias entre los espermatozoides Y (hombre) y los X (mujer). Lo denominan el método Shettles. Según el experto estadounidense Shettles, los espermatozoides Y son más cortos, efímeros,  frágiles y menos veloces que los Y, que son más largos, duraderos, fuertes y lentos. Grosso modo, el método indica que cuando los padres buscan un niño, entonces deben tenerse relaciones durante las 12 horas de la ovulación y sólo una vez (recomiendan que el orgasmo de la mujer sea anterior a la eyaculación del hombre). Al desear una niña, el acto sexual debe realizarse dos días antes de la ovulación y debe evitarse tener orgasmos. ¿Y cómo averiguamos el momento exacto de la ovulación? Pues fijándonos en los cambios de la temperatura basal y los del moco cervical. La primera aumenta dos o tres décimas de medio el día de la ovulación. El segundo se vuelve más denso y abundante justo antes de la ovulación.

 

   
Un estudio reciente elaborado en las universidades de Delft y Maastricht (Países Bajos),  publicado en la revista Reproductive BioMedicine Online, revela que una alimentación previa de la futura madre rica en frutas y verduras puede ayudar a la concepción de niñas. Después de las pruebas, el resultado fue que el 80 por ciento de las mujeres lograron una niña en la fecundación.  
   

 

 

     
     
 

Creencias populares para concebir bebés de un determinado sexo

 
     
  No cuentan con el aval científico pero desde tiempos inmemoriales existe un sinfín de creencias populares para intentar programar el nacimiento de un niño o una niña en función de las preferencias maternas, o simplemente para adivinar el sexo del feto antes de su nacimiento. Seguro que a todas os suena lo de "estás muy guapa en el embarazo así que nacerá un niño" o "tienes tripa redondita, será niña" y así un largo etcétera de creencias. Una determinada dieta o postura en las relaciones sexuales, el momento adecuado del coito en función dela hora del día y de la luna y otras más peregrinas como el movimiento de la aguja sostenida por un hilo o según cómo le nace el pelo de la nuca al hermano mayor. En internet encuentras todas. Lo cierto es que incluso cuando el ginecólogo nos desvela el sexo mediante una ecografía siempre puede haber sorpresas cuando el bebé por fin nace.   Creencias populares para concebir bebés de un determinado sexo