Semana 20 de embarazo gemelar monocorial

La piel del feto se recubre de vérmix para protegerse

 
En la semana 20 te realizarán la ecografía más importante del embarazo gemelar. Es la llamada por muchas de vosotras la ecografía morfológica o de la semana 20. Deben realizarla en un centro especializado por ecografistas expertos. En esta ecografía se hará un estudio detallado de ambos bebés para descartar malformaciones fetales. La exploración sistemática de cada feto, no difiere de la de las gestaciones únicas, aunque hay que tener en cuenta que en las gestaciones gemelares hay una mayor incidencia de malformaciones.

En esta ecografía deben explorarse los distintos órganos fetales: cerebro, corazón, riñones, integridad del diafragma y de la pared abdominal, estómago, pulmones, intestinos.
  Semana 20 de embarazo gemelar monocorial
 

También se estudian las cuatro extremidades con sus segmentos óseos, la columna vertebral, el cordón umbilical, la implantación placentaria y la cantidad de líquido amniótico. El hecho de diagnosticarse a tiempo una anomalía en el feto, permite llevar un control más exhaustivo de ese embarazo, con ecografías más frecuentes. También en este examen ecográfico te confirmarán el sexo de ambos fetos.

Lo habitual es que esta ecografía sea en 2D (dos dimensiones), aunque en algunos  centros  privados se acompañe de una ecografía en 3D, con un vídeo en 4D para deleitar a los padres con la visualización de sus hijos. En general, la ecografía 3D y 4D no se realiza rutinariamente en los centros públicos, salvo si se sospecha alguna malformación con la ecografía de 2D y se necesite confirmar con la 3D. Además, la ecografía en 3D es mejor hacerla a partir de la semana 27 para una mejor visualización de los fetos. En las gestaciones gemelares, la interposición de partes fetales de ambos fetos evita obtener buenas fotos de vuestros bebés.

 
 
     
  Es importante recordaros que cuando os vayáis a hacer una ecografía, no os pongáis cremas ni aceites en el abdomen, pues se forma una película sobre el mismo que impide muchas veces la correcta transmisión de los ultrasonidos y por tanto la correcta visualización de los fetos.  
     
 
 
 

La piel de los fetos se autoprotege en la semana 20

 
Vérnix caseosa recubriendo la piel del bebé   En esta semana de embarazo, debes saber que tus bebés miden entre 14 y 16 centímetros y pesan unos 260 gramos cada uno. La piel que cubre el cuerpo de cada uno de tus hijos se desarrolla dando lugar a dos capas: la epidermis -más superficial- y la dermis (por debajo de la anterior).

En la epidermis empiezan a aparecer las arrugas que darán lugar a los patrones característicos de cada ser humano de las palmas de las manos, las plantas de los pies y los dedos. Estas arrugas o surcos epidérmicos vienen determinados genéticamente y son distintos para cada persona.
     
La grasa también empieza a aparecer debajo de la piel. Y a partir de la semana 20, las glándulas de la piel del feto segregan una sustancia blanquecina y pastosa llamada vérnix caseosa. Esta sustancia protege la piel del feto contra la agresión del líquido amniótico. Cuando nazcan los bebés, verás que están cubiertos por este vérnix.

Los fetos cada vez hacen movimientos más bruscos de flexión y extensión de los brazos y las piernas. Pueden dar varias vueltas al día dentro de la bolsa de líquido amniótico. Es el momento en el que muchas de vosotras empezáis a notarles. Y además, sois capaces de diferenciar a cada unos de ellos, habiendo generalmente uno más movido que el otro.
 
 

Calambres nocturnos más frecuentes

 
Los calambres por las noches son más frecuentes en las gestaciones gemelares que en las gestaciones únicas. Aparecen a partir de la segunda mitad del embarazo. Suelen ser contracciones involuntarias y dolorosas en la zona de las pantorrillas que llegan a despertar a la embarazada. Se deben a la compresión  o irritación de los nervios de las piernas. El útero, que ya está bastante aumentado de tamaño,  comprime los vasos e inervaciones en las ingles, produciendo una insuficiencia de la circulación sanguínea periférica.

También contribuyen a los calambres la disminución de los niveles de calcio y potasio circulantes en la sangre de la embarazada. La mejor  solución es masajear la zona contracturada y hacer estiramientos pasivos. Una dieta rica en potasio como el plátano, las pasas, los higos o los dátiles pueden evitar la aparición de los calambres. No se ha demostrado que la ingesta de calcio mejore los síntomas.
 
 

Las temidas arañas vasculares

 
Pueden aparecer en  la piel de cualquier parte de tu cuerpo pequeñas zonas rojas con múltiples vasos sanguíneos en su interior. Son las telangiectasias o arañas vasculares y se deben a la dilatación de arteriolas debido al aumento de los estrógenos. Aunque disminuyen en el posparto, rara vez disminuyen completamente. En las gestantes de gemelos, estas lesiones en la piel son más abundantes y aparecen más precozmente.