enfermedades en el embarazo
     
 •   Si no he pasado la rubéola ¿ Tengo que vacunarme?  
     
 •   ¿Cómo puede afectar al feto la toxoplasmosis?  
     
     

 


 

 

     
  Te puede interesar...  
 •   Diabetes gestacional  
 •   Gestaciones múltiples  
     

Vacunas durante el embarazo

Embarazo y vacunas

Es frecuente en un embarazo que a la paciente, y también al propio ginecólogo, le asalte la duda de si puede la embarazada vacunarse y que vacunas están aconsejadas durante la gestación.
 
La vacunación durante el embarazo presenta algunas peculiaridades específicas, ya que no todas las vacunas están indicadas y por otro lado, a veces es mayor el riesgo que supone una enfermedad que la administración de la propia vacuna en si.
 
Vamos a tratar de aclarar esta dudas.
 
Vacunas contraindicadas en el embarazo
 
En primer lugar, hay que saber que algunas vacunas están contraindicadas durante el embarazo y que si se administran en mujeres en edad fértil, se debe recomendar que  no se embaracen hasta que no pase un mes de la vacunación.
 
Están contraindicadas todas las vacunas que contengan microorganismos atenuados, por el daño que pueden causar tanto al embrión (denominado así hasta la semana 12)  como al feto (a partir de la semana 12). Estas vacunas son:
 
Triple vírica: rubeola, parotiditis y sarampión.
Varicela
BCG
Tifoidea oral
Fiebre amarilla
 
Después de la administración de cualquiera de estas vacunas, se aconseja esperar un mes antes de embarazarse. La administración accidental de estas vacunas no justifica legalmente la interrupción del embarazo.

La aplicación de alguna de estas vacunas a hijos o a la pareja de la embarazada, no implica ninguna precaución especial. Estas vacunas pueden ponerse tras el parto, ya que no contraindican la lactancia.
 
Vacunas indicadas en el embarazo
 
Las vacunas que no han demostrado riesgo en el embarazo, son las denominadas vacunas inactivadas.
 
En general, conviene evitar la administración de vacunas en el primer trimestre del embarazo, ya que es cuando se están formando los órganos del embrión. La utilización de vacunas en este primer trimestre requiere una evaluación personal de cada caso, teniendo en cuenta los riesgos de la enfermedad frente a los beneficios de la vacuna.
 
Las dos vacunas que pueden administrarse con seguridad en el primer trimestre son:
 
Vacuna antitetánica-antidiftérica: Protege a la madre y al recién nacido. Se debería vacunar a todas las gestantes si la última vacunación antitetánica con toxoide tetánico la recibieron hace más de 10 años. En estos casos con una dosis única de recuerdo es suficiente.
   
  En el caso de que la embarazada se haga un herida con un hierro oxidado y la vacunación haya sido hace más de 5 años, deberá volverse a vacunar con una dosis única de recuerdo.
Si nunca se ha vacunado y presenta una herida de riesgo, deberá vacunarse con tres dosis de inmunoglobulina antitetánica.
   
Vacuna antigripal: Todas las vacunas antigripales disponibles en nuestro país son vacunas inactivadas hechas a base de proteínas, y por tanto indicadas en el embarazo.
  Se pueden administrar en cualquier trimestre de la gestación y en la embarazada está especialmente indicada, ya que la gripe puede ser una enfermedad más grave que en la mujer no embarazada, sobre todo en el segundo y tercer trimestre.
  La vacuna también protege al recién nacido los primeros meses de vida.
  Puede vacunarse también de la gripe después del parto, ya que no se contraindica la lactancia.
   
Vacuna contra el VPH (virus del papiloma humano): Vacuna autorizada en España en niñas de más de 9 años y en mujeres para prevenir el cáncer de cuello de útero. Esta vacuna está elaborada con partículas recombinantes, y por tanto, su administración durante el embarazo no ha mostrado problemas.
  De todas formas, los estudios aún son insuficientes y se recomienda posponer la vacuna hasta después del parto ya que ésta no contraindica la lactancia materna.
 
Lo importante es que toda mujer que deseé quedarse embarazada, planifique su embarazo y actualice su calendario vacunal antes de embarazarse. Para ello, deberá acudir a su centro de salud donde dispondrán de los datos de su calendario vacunal. Si no se dispone de esos datos, mediante un análisis de sangre podrán comprobarse las infecciones que ya ha pasado o que ha sido vacunada. De esta forma, se podrían prevenir algunas alteraciones fetales.