VIH y embarazo  
     
VIH y embarazo
     
 •  VIH en el embarazo  
     
 •  Tratamiento del VIH en el embarazo
 
     
 •  Pruebas de control del VIH
 
     

 

VIH y embarazo

SIDA y el EMBARAZO

Las mujeres en edad fértil son el grupo en mayor crecimiento de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). La prevalencia en España de gestantes infectadas por el VIH se estima entre 1,6 y 1,9 por cada 1.000 embarazadas.
 
Tipos de transmisión VIH
 
En ausencia de tratamiento antirretroviral, la transmisión vertical de madre a hijo oscila entre el 14 y el 25%. Dentro de esta transmisión, podemos distinguir tres tipos:
 
 •  Transmisión intraútero, a través de la placenta, con un riesgo de 25 al 40% de transmisión de madre a hijo.
 
•  Transmisión intraparto, a través del canal del parto por ascenso del virus a través de la vagina, absorción del virus a través del tracto digestivo o microtransfusiones sanguíneas. En estos casos existe el mayor riesgo de transmisión con un porcentaje de entre el 60 y el 75%.
 
•  Lactancia materna, a través de la leche de la madre, con un riesgo de 16% en las infecciones establecidas y de 29% en las primoinfecciones.
 
Actualmente, en los países desarrollados como España, debido a los tratamientos antirretrovirales de gran actividad y a las medidas preventivas como las cesáreas electivas en los casos seleccionados, la lactancia artificial, la profilaxis intraparto y el tratamiento al recién nacido, se ha conseguido disminuir la transmisión vertical a un 0,5-2%.
Es importante recordar que la gestación no altera la evolución clínica, inmunológica ni virológica de la enfermedad. Pero, sin embargo, la infección por VIH y el propio tratamiento antirretroviral que se administra a las embarazadas, pueden producir complicaciones obstétricas de la gestación como abortos, rotura prematura de membranas, crecimiento intrauterino retardado, muerte fetal intraútero, preclampsia, diabetes gestacional o prematuridad.
 
Seguimiento del embarazo con VIH
 
Los objetivos a la hora de controlar una gestación de un paciente infectada por el VIH son:
 
•  Estabilizar la enfermedad mediante la administración a todas las embarazadas de tratamiento antirretroviral.
 
•  Prevenir la transmisión maternofetal administrando a todas las gestantes tratamiento antirretroviral (aunque antes del embarazo estuviesen sin tratamiento) y retirando la lactancia materna tras el parto.
 
•  Prevenir las complicaciones obstétricas mediante el control de la gestación en Unidades de Alto Riesgo dentro de un Hospital y con un equipo multidisciplinar que incluya  un ginecólogo,  un internista y un neonatólogo.
 
Durante el embarazo se realizará un control más estricto con analíticas y ecografías cada cuatro semanas para prevenir las complicaciones obstétricas ya mencionadas. Además, se realizará un control periódico de la carga viral plasmática y de los CD4+. Se añadirá un control de la proteinuria en 24 horas en el segundo y tercer trimestre.
 
Parto con VIH
 
Es el periodo en el que se producen la mayor parte de los casos de transmisión materno-fetal. Los objetivos durante el parto  son disminuir el riesgo de transmisión vertical madre-hijo, así como disminuir la morbilidad de la madre y el recién nacido. Para ello, lo fundamental es que la gestante llegue al momento del parto con la menor carga viral posible.
 
Parto vaginal
Se permitirá el parto vaginal cuando:
 
- Exista un buen control de la gestación.
- La carga viral sea menor de 1000 copias/ml en las semanas 34 a 36.
- La gestante haya estado durante el embarazo con tratamiento antirretroviral de gran actividad.
- Esté por encima de 36 semanas de gestación.
 
Durante la dilatación, la monitorización debe ser externa, no se romperá la bolsa amniótica y no se realizarán microtomas fetales de pH. La anestesia epidural está permitida.

Durante el expulsivo, no se rasurará a la gestante, no se realizará episiotomía, se evitarán los partos instrumentales con forceps, espátulas o ventosas, se ligará el cordón umbilical lo antes posible y se lavará al recién nacido inmediatamente tras el parto para eliminar las secreciones vaginales.
 
Cesárea
Se realizará una cesárea cuando:
 
- La gestación no se haya controlado.
- Diagnóstico de la infección VIH en el momento del parto.
- No se haya administrado tratamiento antirretroviral de gran actividad.
- La carga viral sea mayor de 1000 copias/ml.
- La carga viral sea desconocida.
- Esté por debajo de la semana 36 de gestación.
- No tenga dilatación cervical y el cuello del útero esté cerrado.
- Tenga una cesárea previa.
- Durante un parto vaginal, la gestante lleve más de 6 horas con la bolsa rota.
 
Puerperio
Está contraindicada la lactancia materna por el alto riesgo de transmisión al recién nacido. Por tanto se administrará 1 miligramo de cabergolina en dosis única tras el parto una vez que la gestante esté en la planta. Además, se reiniciará lo antes posible a medicación antirretroviral.