Qué es la esterilidad

Causas de que el hombre y la mujer no puedan tener hijos

Primeros cuidados del recién nacido
Entendemos por fertilidad la capacidad que tienen los seres vivos para reproducirse y por esterilidad la pérdida de esa capacidad y, por tanto, la imposibilidad de concebir un niño. Una pareja, según la OMS, se debe considerar estéril cuando tras dos años de relaciones sexuales regulares, sin contracepción o sin otra causa que lo justifique ( lactancia materna, amenorrea posparto o cuarentena), no logra el embarazo. Este plazo de tiempo será modificado en función de las características propias de la pareja, como edad o enfermedades previas del varón o de la mujer.
Doctor Alfonso de la Fuente Director de Instituto Europeo de Fertilidad
La esterilidad se considera una enfermedad por carencia, pues se acompaña de una falta de bienestar psíquico que es uno de los aspectos que definen la situación de salud.
 

Esterilidad o imposibilidad de tener hijos ¿qué hay detras de todo esto?

Hablamos de esterilidad si llevan por lo menos entre 18 meses y dos años intentando concebir un hijo sin conseguirlo. El número de parejas a las que les pasa lo mismo no hace más que aumentar y ya supone 10% de la población en edad reproductiva.

¿A qué es debido?
Es una pregunta sencilla que a menudo no tiene una respuesta sencilla, porque los trastornos reproductivos afectan tanto al hombre como a la mujer. No obstante, la esterilidad, por regla general, no es congénita, sino adquirida: sólo una minoría de personas nace con las trompas obstruidas o con un semen de mala calidad.

Causas de la esterilidad en la mujer y el hombre

La mujer no puede quedarse embarazada cuando...

  • Existen trastornos hormonales a nivel del hipotálamo, la hipófisis, el tiroides, las glándulas suprarrenales o los ovarios, que afectan a la maduración del óvulo.
  • Hay defectos de los ovarios, las trompas o en el útero.
  • Padece endometriosis, lo que provoca que la mucosa que reviste el útero (endometrio) prolifere fuera del mismo, por ejemplo en las trompas, los ovarios o la vejiga.
  • Se detectan causas congénitas, como por ejemplo anomalías cromosómicas, es decir, un número de cromosomas distinto del normal o cromosomas de forma anómala.

El hombre no puede procrear cuando...

  • Hay un funcionamiento anómalo o inexistente de los testículos, por ejemplo como consecuencia de una infección como las paperas. Esto puede dar lugar a una escasa o mala producción de espermatozoides.
  • Existe una contaminación bacteriana del semen.
  • Se diagnostican testículos retenidos o varices en el escroto.
  • Se detecta esterilidad inmunológica, es decir, existen autoanticuerpos contra los espermatozoides.
  • Si hay antecedentes de operaciones para extirpar tumores, por ejemplo, de los testículos.
  • Si se dan causas congénitas, como por ejemplo anomalías cromosómicas.
Además, las condiciones que de alguna manera afectan a la fecundidad no mejoran, sino que empeoran. Tomemos, por ejemplo, la influencia del medio ambiente, que nos afecta a todos o la alimentación, tan importante para nuestro bienestar y que a menudo descuidamos, o nuestra profesión, que tanto nos exige. Por otro lado, a veces la causa no se puede conocer y hablamos de esterilidad idiopática o esterilidad de causa desconocida.