Malformaciones congénitas: Qué son los defectos del tubo neural

Este tipo de malformaciones consisten en alteraciones en la columna vertebral y otras  estructuras músculo-esqueléticas que tienen como principal función la protección del sistema nervioso central que se encuentra en su interior. Como su nombre indica, se originan al principio del embarazo por un cierre incompleto en el tubo neural que habitualmente completa su cierre alrededor de la cuarta o sexta semana de embarazo, como ya se ha indicado. De esta forma, al no fusionarse bien los extremos del tubo neural, quedarán zonas donde el material nervioso esté en contacto con estructuras más superficiales e incluso con el exterior.
 
A los defectos del tubo neural también se les conoce como disrafismos. Cuando esta anomalía afecta a la zona posterior de las vértebras de la columna se denomina espina bífida o disrafismo espinal. Una forma muy frecuente de disrafismo, pero incompatible con la vida, es la anencefalia o ausencia de huesos del cráneo, de la piel y del tejido cerebral.
 
La importancia de estas anomalías no solo se basa en su alta mortalidad, si no en las graves discapacidades que su aparición conlleva. La severidad de estas secuelas dependerá de la localización, el grado de malformación y de la afectación del tejido nervioso.