Noticia
Noticias embarazo
Vida sexual activa y regular, más posibilidades de embarazo

Mantener relaciones sexuales de forma regular puede aumentar las probabilidades de que una mujer quede embarazada, incluso durante los periodos no fértiles de su ciclo menstrual. Una investigación del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana (Estados Unidos) trastoca las recomendaciones que hasta ahora realizaban los especialistas en fertilidad al observar que el efecto es el mismo independientemente del momento en que se produzcan las relaciones sexuales.

Relaciones en la etapa menos fértil: también ayudan
En las consultas sobre fertilidad se suele aconsejar a las parejas con dificultades a la hora de tener hijos que mantengan relaciones sexuales en la etapa más fértil de la mujer, para tratar de asegurar el embarazo. Sin embargo, este estudio asegura que el sexo en cualquier momento practicado de forma regular puede favorecer la fecundación.

Una vida sexual regular parece activar algún tipo de inmunidad en la mujer que ayuda a quedarse embarazada, explican los investigadores estadounidenses. El sistema inmunitario del cuerpo femenino se defiende de los invasores externos para protegerse, pero si aplica esta defensa contra el esperma o contra el feto, termina dificultando el embarazo. El estudio parece demostrar que las relaciones sexuales activan algún cambio inmunitario en la mujer que favorece la concepción.

El papel del sistema inmunitario en la concepción
Treinta mujeres participaron en el ensayo. La mitad de ellas eran sexualmente activas y la otra mitad, no. Los investigadores observaron diferencias claras en la regulación del sistema inmunitario entre ambos grupos y llegaron a la conclusión de que los sistemas inmunitarios de las mujeres sexualmente activas se preparaban por adelantado a la posibilidad de un embarazo.

El equipo describe cómo las mujeres con relaciones sexuales regulares mostraron más cambios en los linfocitos T cooperadores, encargados de la respuesta inmunitaria del organismo frente a microbios invasores, así como en los niveles de anticuerpos, conocidos como inmunoglobulinas, que tienen un papel fundamental en la destrucción de los invasores del cuerpo.

Fertilidad y deficiencia inmunitaria
Sin embargo, en las mujeres sexualmente no activas no se detectaron cambios en el sistema inmunitario, lo que llevó a los investigadores a plantearse que éste responde a un comportamiento social, en este caso, a la actividad sexual.

Los hallazgos, publicados en las revistas “Fertility and Sterility” y “Physiology and Behavior” pueden ser útiles tanto en las consultas de fertilidad para las parejas con dificultades para concebir hijos como para las personas con deficiencias inmunitarias.

Facebook