Cuáles son los beneficios del Pilates para la embarazada

Cómo ayuda este ejercicio a la recuperación del suelo pélvico

embarazada pelota pilates

Durante el embarazo, lo ideal es combinar el ejercicio aeróbico, como caminar a paso ligero, la natación, bicicleta estática o elíptica, con un ejercicio que implique también un entrenamiento mental, como es el Pilates, que además trabaja las estructuras corporales principalmente afectadas en el embarazo y el parto.

¿Te has planteado cuál es la salud de tu suelo pélvico? Te proponemos una prueba para comprobarlo: contrae los músculos de esta zona durante al menos diez segundos. Si no puedes, entonces tienes riesgo de sobrecarga de las articulaciones y los ligamentos. Conclusión: te urge fortalecer abdomen, suelo pélvico y espalda. Veamos cómo.

 

Lo que mejoramos practicando Pilates


  • Fomenta una buena postura y una mayor fuerza abdominal, corrigiendo la excesiva inclinación pélvica que se produce en el embarazo, y que suele crear dolor lumbar y problemas posturales.
  • Mejora la respiración en el parto y reduce la falta de aliento durante el embarazo
  • Incrementa la resistencia.
  • Mejora la circulación sanguínea y previene la aparición de varices y calambres en las piernas.
  • Facilita el parto, fortaleciendo los músculos del suelo pélvico y proporcionando a la futura madre una mayor consciencia corporal para que pueda concentrarse en esa zona.
  • Ayuda a relajarse, mejora el sueño y aumenta los niveles de energía.
  • Propicia una rápida recuperación posparto.

Cómo elegir clase de Pilate


Si deseas asistir a clases de Pilates durante el embarazo, lo mejor es buscar un curso que se adapte a las mujeres embarazadas. Si no imparten un curso de Pilates prenatal en tu zona, asegúrate de que el instructor sepa que está embarazada. El profesor tendrá que modificar los ejercicios para ti.

Pilates implica hacer una serie de movimientos controlados, sobre todo en una colchoneta, y se puede practicar durante todo el embarazo, porque los movimientos son muy fáciles. Y aunque la mayoría de los ejercicios son muy suaves y seguros, tienes que tener cuidado de no exagerar los movimientos.

Los ejercicios de Pilates se pueden adaptar a las necesidades cambiantes de tu cuerpo. A medida que el bebé crece, se sobrecarga la columna vertebral, especialmente la zona lumbar, y el centro de gravedad se desplaza.

Pilates ayuda al cuerpo a afrontar los cambios proporcionando la fortaleza que se necesita para sostener el cuerpo. 

También te ayudará a mantenerte en forma en el día a día y que tu experiencia de embarazo sea positiva. En el periodo postnatal, Pilates también es beneficioso porque ayuda a fortalecer el suelo pélvico.   

Pilates ayuda a aumentar la capacidad pulmonar e incluso crea más espacio para el bebé dentro del cuerpo.

clases

Los ejercicios de Pilates, paso a paso


Diseñados para ayudar a las mujeres embarazadas a sentirse mejor y más fuertes a medida que avanza el embarazo, y le prepara para el parto, los ejercicios de Pilates son sencillos de realizar. ¿Qué aportan?

Concentración y precisión. Se aprende a focalizarse en los movimientos del cuerpo, una habilidad muy útil para dar a luz.

Control. Como se realizan movimientos específicos, las mujeres desarrollan un control, que ayuda a moverse con más facilidad.

Desplazamiento del centro de gravedad. Mantener fuerte esta zona durante el embarazo es muy importante, ya que puede cambiar notablemente la forma en que la embarazada se mueve o camina.

Las diferencias entre la práctica de Pilates durante el embarazo y fuera de él se basan específicamente en los cambios fisiológicos que tienen lugar en la anatomía de la mujer durante la gestación. Conocerlos para poder adaptar el tipo e intensidad de los ejercicios es la clave para poder realizar esta disciplina correctamente.

 

Marta Villalba