Embarazo sano: consejos para el buen desarrollo del bebé

Hábitos sanos y ácido fólico para empezar bien la gestación

     
Cuando una pareja decide tener un bebé, se trata de una cuestión es de vital importancia en la vida de ambos. El embarazo es un momento en el que van a cambiar de forma radical muchas cosas: sus condiciones físicas, psíquicas, emocionales y sociales. Es una experiencia vital incomparable a ninguna otra, en la que la mujer debe de aprender a adaptarse a los cambios emocionales y fisiológicos que pueden generar un estado de inquietud y estrés.   Embarazo sano: consejos para el buen desarrollo del bebé
 
Desde el punto de vista médico, el momento de gestación de una mujer se puede aprovechar para conseguir un estado óptimo de salud que va a ser beneficioso para la mujer durante el resto de su vida, y además, se va a considerar el más beneficioso para el correcto desarrollo del bebé.
 
Conocer los cambios a los que una mujer se enfrenta y las actitudes que más beneficios pueden aportar a su estado, va a disminuir este grado de estrés y favorecerá un estado psíquico óptimo para la gestación.
 
Diana Cuenca
Servicio de Obstetricia y Ginecología
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
     
     
     
  En muchos centros y hospitales existe la alternativa de una consulta denominada preconcepcional. En esta consulta se pretende conocer el estado de cada mujer y sus características específicas, así como enfermedades previas, posibles complicaciones, etc. En esta consulta se dan todos los consejos para que la mujer presente un estado de salud lo más adecuado posible cuando quede embarazada.  
       
     
     
     

Consejos para lograr un bebé sano

 
Planificar un embarazo y cuidarse antes de que este se produzca es la estrategia preventiva más eficaz para un embarazo sano.
 
•  

Consumo de ácido fólico

   
  Embarazo sano: consumo de ácido fólico   Afortunadamente cada vez existe un número mayor de mujeres que conocen la necesidad de ingesta de ácido fólico antes de conseguir el embarazo y durante el mismo. Desde hace varias décadas se estableció en España un programa de suplementación con ácido fólico a toda mujer embarazada con el fin de prevenir la aparición en su futuro hijo de un defecto del tubo neural, tales como espina bífida o anencefalia. Posteriormente se han ido añadiendo otros efectos preventivos del ácido fólico frente a malformaciones cardiacas, urológicas, e incluso enfermedades asociadas el embarazo como hipertensión o aborto.
   
   
 
     
  Toda mujer en edad fértil que desee un embarazo debe de tomar 0.4 miligramos diarios de ácido fólico y mantenerlos durante toda la gestación. De forma ideal esta suplementación debería comenzar tres meses antes de conseguir la gestación. En casos específicos de mujeres de riesgo o con antecedentes debe aumentarse esta dosis a 4 miligramos diarios.  
     
   
   
•  

Consumo de tabaco estando embarazada

  Las mujeres fumadoras deben de abandonar el tabaco, de forma preferible antes de quedar embarazadas. De este modo existen múltiples técnicas que pueden ayudar a la mujer a hacerlo, que pueden estar limitadas durante el embarazo, como lo son medicaciones como los antidrepresivos, muy efectivos para ello.
   
•  

La gestante frente al consumo de alcohol

  Lo ideal es el abandono total del consumo de alcohol, ya que existe la posibilidad de generar el denominado síndrome alcohólico-fetal en el futuro recién nacido. Este síndrome se asocia a consumo de alcohol, pero no está claro a partir de qué dosis es peligroso. Por ello,  lo que se recomienda es abandonar completamente el alcohol.
   
•  

Embarazo e ingesta de café

  La ingesta de café en dosis bajas no debe ser perjudicial durante el embarazo. Se considera que una cuantía por debajo de tres tazas de café diarias no produce ningún efecto perjudicial para el desarrollo del bebé.
   
•  

Consumo de medicamentos controlado

  Todo consumo de medicamentos durante el embarazo deberá ser consultado previamente con un médico. Existen fármacos que pueden ser peligrosos tanto para la madre como para el desarrollo normal del bebé. Por ello, antes de tomar cualquier medicación hay que informar al prescriptor de que se encuentra o puede encontrarse embarazada.