Consejos para una buena lactancia
 

Consejos para una buena lactancia

Descarga aquí nuestros consejos
 

 

Los beneficios de la lactancia materna exclusiva

La leche materna ayuda al bebé y a la madre

La lactancia materna exclusiva es la alimentación del lactante mediante leche materna sin ningún otro suplemento sólido o líquido, incluyendo el agua, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las sociedades médicas recomiendan este tipo de lactancia durante los primeros 6 meses de vida.

beneficios de la lactancia materna exclusiva

La leche materna es el alimento más adecuado para las necesidades del bebé, por encima de cualquier complemento de leche artificial. ¿Por qué es tan especial? Porque la composición de la leche materna varía según el momento del día, durante la propia toma y según va creciendo el bebé, adaptándose de la mejor forma posible a las necesidades del lactante en cada fase de su desarrollo. Esta adaptación se intenta imitar con las leches artificiales. Pero a pesar de los avances en este aspecto, la leche materna es superior también en la adaptación fisiológica.

Diana Cuenca

Obstetra del Hospital de Torrejón de Ardoz (Madrid)

Hasta los 6 meses

Las necesidades del bebé han variado a los 6 meses de edad y precisa la complementación con otros alimentos sólidos y líquidos. La alimentación no será con leche materna de forma exclusiva, sino que precisará de complementos alimenticios. Hay que tener en cuenta que a pesar de introducir nuevos alimentos en la dieta del lactante, la leche sigue siendo su principal nutriente. Los organismos médicos recomiendan mantener lactancia materna hasta los 2 años.

Lamentablemente se estima que menos del 40% de los lactantes en todo el mundo reciben leche materna como alimento exclusivo. Según la OMS, si todos los recién nacidos fueran amamantados en la primera hora de vida, y esta lactancia se mantuviera hasta los 6 meses de forma exclusiva y de forma complementaria hasta los dos años, podrían salvarse al año 800.000 vidas infantiles.

Existe gran cantidad de evidencia científica sobre los beneficios de la lactancia para el recién nacido, aunque no debemos olvidar los beneficios maternos que también existen. La Asociación Española de Pediatría considera la leche materna superior a cualquier otro alimento para la nutrición y el desarrollo del bebé en los primeros meses, apoyándose en la evidencia de numerosos estudios científicos.

Beneficios de la lactancia materna exclusiva en el bebé

Mejora su sistema inmune.

Permite el paso de inmunoglobulinas (o defensas) a través de la leche materna. Mejora la protección frente a enfermedades gastrointestinales, de vías respiratorias altas como la otitis media, las de vías respiratorias bajas, como la neumonía o la bronquitis. Se ha demostrado que disminuye tanto su incidencia como su gravedad y duración.

Maduración del sistema inmune.

La alimentación con leche materna disminuye la incidencia de enfermedades alérgicas, y otros trastornos autoinmunes, la enfermedad de Chron, trastornos digestivos crónicos y la posibilidad de padecer diabetes mellitus.

Bebés prematuros.

Menor incidencia de enterocolitis necrotizante y “distress” respiratorio, dos problemas importantes en los casos de prematuridad, que asocian ingresos hospitalarios y complicaciones graves en estos niños

Previene la muerte súbita del lactante.

La lactancia materna disminuye el riesgo de sufrir muerte súbita del lactante, enfermedad que raramente puede ser tratable, por lo que los mayores esfuerzos se realizan en su prevención.

Menos mortalidad infantil.

Y si nos fijamos en otro valor importante, el de de mortalidad infantil, la lactancia materna disminuye esta tasa en el primer año de vida del niño.

Beneficios de la lactancia materna exclusiva en la madre

Secreción de hormonas beneficiosas.

En el postparto inmediato, el comienzo de la lactancia materna precoz favorece la secreción de oxitocina, hormona que facilita la contracción uterina tras el parto, disminuyendo por lo tanto el sangrado fisiológico tras el alumbramiento. Este mecanismo natural que favorece la contracción uterina, multiplica y sus beneficios en aquellas sociedades menos favorecidas y con una asistencia a la maternidad más precaria.

Favorece el vínculo materno con el recién nacido.

Gracias al mecanismo fisiológico del amamantamiento, aumenta la secreción de la hormona oxitocina, lo que genera una sensación placentera y de tranquilidad. Favorece la creación de relaciones afectivas entre la madre y el bebé.


Beneficios de la lactancia materna exclusiva en la madre

Peso de la madre.

La lactancia materna influye favorablemente en la recuperación del peso materno que se tenía antes de la gestación. El mantenimiento de la lactancia supone un esfuerzo metabólico al organismo materno, aumentando por tanto su consumo calórico. De este modo, la pérdida de peso tras el parto en mujeres que dan el pecho es más acusada que en las mujeres que optan por la lactancia artificial.

Tiene ciertos efectos anticonceptivos.

Aunque no se considera un método anticonceptivo eficaz al cien por ciento, muchas mujeres lo emplean para su planificación familiar. Cuando se produce la lactancia, aumenta la hormona prolactina, la cual es una potente inhibidora de la ovulación. De este modo se ejerce el efecto anticonceptivo. Para que sea más efectivo se recomienda:

  • Que no haya intervalos de más de 3-4 horas sin lactancia, siempre en los primeros 6 meses tras el parto.
  • Es tan importante que por la noche se siga con las tomas del bebé.
  • Que realmente se realice una lactancia materna exclusiva, sin introducir otros alimentos.

Debemos de tener en cuenta que la falta de menstruación, que muchas mujeres asocian con la eficacia de la anticoncepción, no es sinónimo de falta de ovulación. Por eso, no debemos confiar en que existe protección frente al embarazo por simplemente la ausencia de menstruación: puede haber ovulación en este periodo.

Supone un ahorro económico.

Se trata de un factor muy importante para la familia. Las leches pensadas para lactantes son productos dietéticos, salvo excepciones, no están financiados por el sistema público de salud y suponen un gasto extra a las familias. Además, este gasto se multiplica en las primeras semanas conforme va aumentando las necesidades de ingesta.

Menos riesgo de cáncer de mama.

Hay estudios que sustentan que las mujeres que han lactado se ven protegidas frente al desarrollo de un cáncer de mama y de ovario durante su vida. Este beneficio es mayor en las mujeres que fueron madres antes de los 35 años, y las que dieron lactancia prolongada en más ocasiones.