Beneficios de la lactancia materna para el bebé

La leche materna protege al niño de muchas enfermedades

lactancia beneficios

Has decidido amamantar a tu hijo, posiblemente te hayas informado de cómo le va a beneficiar, pero ¿sabes hasta qué punto? Cada día, nuevas investigaciones descubren las innumerables e inimitables propiedades de la leche materna. Y aún se sigue investigando y descubriendo más beneficios de la lactancia materna

Las ventajas más inmediatas son que contiene todos los nutrientes que el bebé necesita para su desarrollo óptimo, ayuda a desarrollar su sistema inmune y facilita el vínculo madre-hijo. Pero se sabe que su efecto beneficioso se prolonga incluso durante la vida adulta. 

La doctora Carmen Temboury Molina, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario del Sureste y una de las responsables del Máster de Lactancia Materna que se imparte en la Universidad Rey Juan Carlos I, de Madrid, nos comenta las cualidades de la leche materna y por qué es la mejor para el desarrollo del bebé.

Leche materna, más que un alimento


“Es un fluido vivo propio de los seres humanos, que cambia según las necesidades del niño y a medida que crece. Es más que un alimento. Ofrece todo lo que necesita el bebé en los primeros seis meses de vida y hasta los dos o tres años de vida complementada con otros alimentos”, explica esta experta en lactancia materna. Por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF y la Asociación Española de Pediatría recomiendan que el bebé se alimente exclusivamente de pecho durante sus primeros seis meses, y que, a partir de ese momento, la lactancia materna se mantenga junto con otros alimentos.

Favorece el desarrollo cerebral y visual del bebé

Se debe a que los ácidos grasos que forman parte de su composición ayudan a establecer las conexiones neuronales de los que depende el desarrollo cerebral. “Los niños amamantados tienen de media seis puntos por encima del cociente intelectual”, dice la doctora Temboury. Este se ve además favorecido por el contacto piel con piel con la madre que de forma inconsciente se hace al dar el pecho. Esos mismos ácidos grasos que favorecen el desarrollo intelectual también colaboran con el correcto desarrollo visual del pequeño.

 

bebe lactancia

Mejores defensas para el niño


  • Defensas para el bebé.

    El sistema inmunológico del recién nacido no se encuentra maduro y hasta los dos años no alcanzará un nivel óptimo. “Si quisiéramos inventar una vacuna tan eficaz no lo conseguiríamos”, dice la doctora Temboury. La leche materna trasmite defensas para algunas de las infecciones más frecuentes de los bebés, como son las diarreas, las otitis…
  • Menos ingresos hospitalarios

    “Los niños alimentados con leche materna pasan menos días ingresados en hospitales por estas enfermedades”, añade la experta. En parte se debe a que la leche materna contiene inmunoglobulinas con anticuerpos de las infecciones ha sufrido la madre. Así por ejemplo, si la madre pasó el sarampión, el bebé amantado está inmunizado temporalmente contra esta enfermedad.
  • Previene enfermar en el futuro.

    “Le protege de algunas enfermedades crónicas a largo plazo, como la diabetes tipo 2, la obesidad, o previene la aparición de cánceres infantiles”, comenta la doctora Temboury.
Ángela del Tío