Desarrollo del feto semana 11: El bebé puede tragar, bostezar y succionar

El tronco se divide en dos partes separadas por el diafragma



En la semana 11 de embarazo el bebé ya mide unos 4 centímetros desde la cabeza al coxis y está a punto de superar su primer trimestre de vida… Todo un hito.

Sus órganos, cerebro, pulmones, hígado, riñones e intestinos están formados y aumentan de volumen. Se ha formado el diafragma dividiendo el tronco del bebé en dos partes diferenciadas: la superior con el corazón y los pulmones en desarrollo y la inferior que comprende todo el aparato digestivo.

No obstante, el intestino aún sigue siendo demasiado grande y todavía se aloja en parte en una especie de hernia que penetra en el cordón umbilical.


Ángela del Tío

Cómo se desarrolla el embrión en la semana 11 de embarazo

 
  • Su aspecto exterior ha cambiado mucho. La cabeza aun representa la mitad de su longitud total, pero se ha enderezado bastante.
  • Los rasgos faciales ya le hacen parecer una "personilla" y no el embrión de algún otro mamífero. Los ojos se han ido centrando y el iris ha comenzado a formarse.
  • Cuando acabe esta semana el oído interno se habrá desarrollado por completo, aunque eso no quiere decir que pueda oír, y las orejas se han acercado a la que será su situación definitiva. También se empiezan a perfilar los labios y cuenta con sus primeras papilas gustativas.
  • Es posible que ya empiece a dar sus primeros traguitos de líquido amniótico. También han empezado a formarse las cuerdas vocales de la laringe, aunque para que actúen aún queda algún tiempo: será cuando tome su primera bocanada de aire al nacer y esas cuerdas vibren y produzca sus primeros sonidos.
  • El cerebro está formado, pero eso no quiere decir que funcione como el de un adulto porque aún no ha terminado un importante proceso: las conexiones neuronales que es lo que permite que el cerebro sea capaz de entender los mensajes que le llegan. Pero, poco a poco, va despertando.
  • Por ejemplo, a partir de la esta semana el bebé puede tragar, bostezar y succionar. Es cierto que no se trata de movimientos que el feto realice de forma consciente, sino que son comportamientos reflejos, imprescindibles para su supervivencia cuando nazca.

Qué nota la madre en la semana 11 de embarazo



El útero ha alcanzado, más o menos, el tamaño de un pomelo. El corazón de la embarazada late algo más deprisa porque ha aumentado el volumen de sangre que recorre el aparato circulatorio. Como consecuencia de este incremento, los riñones también tienen que trabajar más. Pero el organismo de la mujer se encuentra perfectamente preparado para asumir estos cambios y muchos otros que aun están por llegar.
 

Semana 11 de embarazo: un consejo para alimentarte mejor

Un consejo para alimentarte mejor

Las necesidades de calcio crecen mucho en el embarazo porque el bebé tiene que fabricar todo un esqueleto partiendo de la nada. De todas formas por la acción de las hormonas el metabolismo materno del calcio se modifica para que la pérdida de este mineral por la orina decrezca. El resultado es un aumento progresivo de la reservas de calcio, siempre que su ingesta y la de vitamina D sea la adecuada. Por eso son tan importantes los lácteos en la dieta de la embarazada. Conviene que tome 3 o 4 raciones diarias y pueda dar un paseo por el día durante unos 15 minutos.
 

Un truco para aliviar molestias

Algunas mujeres lejos de sentir los "ascos" tradicionales, experimentan una insaciable sensación de hambre, que es necesario controlar para que el peso no se dispare. Unos trucos para mantenerlo a raya es hacer varias pequeñas comidas a lo largo del día (5 o 6), picar alimentos sanos, como trozos de fruta (manzana, piña, pera, sandía, fresas…), palos de zanahoria, tomatitos cherry, hojas de lechuga, un yogur desnatado o un puñadito de cereales integrales.