Alergia y embarazo: Medidas de control ambiental

Enfermedades crónicas

Polen
 
El polen es imposible de evitar, pero al menos podemos disminuir el nivel de exposición. Existen mapas polínicos de cada Comunidad y las concentraciones de pólenes aparecen en los medios de comunicación para informar a los pacientes. Así pueden organizar sus actividades y evitar permanecer al aire libre los días más peligrosos. Las principales medidas de evitación de pólenes se recogen en la tabla.
 
 
 MEDIDAS DE EVITACIÓN DE PÓLENES
Conocer exactamente cuáles son los pólenes responsables de su enfermedad
Seguir diariamente los recuentos de pólenes de su lugar de residencia
Evitar las salidas al campo o al aire libre
No hacer deporte al aire libre
Evitar viajar en moto o montar en bicicleta
Mantener las ventanas cerradas
Si viajara en coche, llevará las ventanillas cerradas y, si el automóvil dispusiera de aire acondicionado, deberá estar equipado con filtro antipolen
Si es posible, se trasladará a zonas de baja polinización
Utilizará gafas de sol para evitar el contacto directo de los ojos con el polen. Deberán evitarse las lentillas porque pueden aumentar el contacto con los alérgenos por un efecto de atrapamiento
No realizará labores de jardinería


 

Ácaros
 
Las personas alérgicas a los ácaros deben tener en cuenta una serie de medidas preventivas fundamentales para controlar la aparición de los síntomas. La mujer embarazada deberá extremar estas medidas preventivas para evitar ácaros en su domicilio y ampliarla, si es posible, a los lugares que visite con frecuencia.
 
Es aconsejable retirar alfombras y/o moquetas, además de evitar la acumulación de mantas, peluches y libros en exceso.
También es recomendable prescindir del uso de colchones y almohadas de lana.
Cubrir colchones y almohadas con un protector impermeable a los ácaros y lavar las sábanas y mantas semanalmente en agua caliente.
Se recomienda mantener una humedad relativa por debajo del 60%,  y evitar el uso de humidificadores ambientales.
También debe evitarse la estancia prolongada en ambientes húmedos y lugares que hayan permanecido cerrados durante largo tiempo (sótanos, bodegas, trasteros...)
 
 
 
Hongos
 
El crecimiento de los hongos se ve favorecido por la humedad elevada, la oscuridad y el acúmulo de polvo y materiales orgánicos. Para evitar la exposición a hongos, es aconsejable mantener una humedad relativa por debajo del 60% en el domicilio y evitar el uso de humidificadores ambientales. Si se tiene aire acondicionado, debe limpiarse con frecuencia cambiando regularmente los filtros de agua.
 
Es aconsejable evitar la estancia prolongada en ambientes húmedos y lugares que hayan estado cerrados durante largo tiempo, así como el exceso de plantas de interior o vegetación densa en terrazas y ventanas, montoneras de leña y hojas secas.
 
 
 
Alergia y embarazo
     
⇒   Rinoconjutivitis alérgica
⇒   Asma
⇒   Aeroalérgenos: polén, ácaros, animales y hongos
⇒   Alergia cutánea
⇒   Alergia a alimentos
⇒   Prevención enfermedades alérgicas del  bebé
⇒   Reacción anafiláctica
⇒   Preguntas y respuestas