•   ¿Cómo se diagnostica el Streptococo grupo B?  
     
 •   ¿Cómo se transmite la Toxoplasmosis?  
     
     

Varicela y embarazo

Enfermedades infecciosas en el embarazo - tercera parte

   
•   Varicela
   
  La varicela es una infección producida por un virus de la familia herpesviridae.
   
  ¿Cómo se transmite?
   
  A través de las gotitas de saliva y también de las lesiones en la piel que aún no han cicatrizado.
  Durante el embarazo, además, puede transmitirse a través de la placenta, de la madre al hijo. Por eso la importancia de esta infección en la mujer gestante.
   
  Infección en la mujer embarazada
   
  Se manifiesta por una erupción cútanea en forma de máculas y pápulas que luego se convierten en vesículas de predominio en cara, tronco brazos y piernas. También afecta mucosas como la boca o la vagina.
   
  La confirmación de que se trata de una varicela nos lo darán las pruebas serológicas en sangre (IgM+ y IgG+).
   
  En un 10-15% de los casos se puede complicar con una neumonía, la llamada "neumonía varicelosa" que se presenta como un cuadro de tos seca, fiebre y dificultad respiratoria. Este cuadro aparece con más frecuencia en mujeres fumadoras, con inmunodepresión o con enfermedades respiratorias.
   
  El tratamiento de la varicela en la madre se hace con Aciclovir 500mg/8 horas durante 5 a 10 días. Si aparece un cuadro de neumonía varicelosa o las lesiones en la piel son muy extensas, se debe ingresar a la gestante y administrarle el aciclovir por vía endovenosa.
   
  Infección del feto
   
  Tras la confirmación de un varicela en una mujer embarazada, se debe realizar una amniocentesis para descartar la infección en el feto. Se trata de extraer líquido amniótico y analizar la presencia del virus de la varicela.
   
  Si no se detecta virus de la varicela en líquido amniótico, se podrá tranquilizar a la madre, aunque se deberán hacer ecografías de control más seguidas.
   
  Si se detecta el virus de la varicela en el líquido amniótico, se informará a los padres de que su feto está infectado de varicela, pero eso no significa de que esté afectado con daños anatómicos.
   
  La única forma de saber si el feto además de estar infectado está también afectado es mediante la ecografía. En caso de afectación fetal puede verse acúmulo de líquido en la cabeza de feto (hidrocefalia), cabeza pequeña (microcefalia), crecimiento retardado, defectos en manos y pies y acúmulo de líquido en el cuerpo (hidrops).
   
  La ecografía en tres dimensiones ayuda a descartar la presencia de estas malformaciones fetales.
   
  La resonancia magnética fetal se solicita en los casos en los que se hayan visualizado con la ecografía alteraciones en la cabeza del feto. Esta técnica de imagen sirve para confirmar la presencia de alteraciones en el sistema nervioso central o en los ojos del feto.
   
  En el caso de que exista infección fetal por varicela (presencia del virus en el líquido amniótico) pero no se visualicen alteraciones fetales en la ecografía, los padres deben estar tranquilos porque es muy improbable que su hijo esté afectado.
   
  El mayor riesgo de afectación fetal y de desarrollo del síndrome de varicela congénita se produce cuando el contagio de madre a hijo ha sido antes de las 20 semanas de gestación.
   
  Infección del recién nacido
   
  La afectación neonatal se produce cuando la madre desarrolla varicela 5 días antes del parto o 2 días después del parto.
   
  El recién nacido presenta lesiones en la piel tipo vesículas que pueden complicarse con afectación pulmonar y del sistema nervioso central.
   
  Por eso, ante una mujer embarazada al final del embarazo con varicela, hay que intentar frenar el parto para evitar el contagio al bebé.
   
  ¿Qué debe hacer una embarazada que ha estado en contacto con una persona con varicela?
   
  Debe acudir a su médico de familia o ginecólogo para hacerle un análisis en el que se confirmará si la paciente ha pasado o no la varicela.
   
  En caso de haberla pasado, debe quedarse tranquila.
   
  En caso de no haber pasado la varicela, se le puede administrar Gammaglobulina polivalente 20 ml intramuscular de forma profiláctica para evitar que sufra la infección. A veces, incluso, tras la administración de esta inyección, pueden aparecer pequeñas lesiones de varicela en la piel pero con un curso de la infección más leve.
   
  Vacuna de la varicela
   
  La vacuna de la varicela está contraindicada durante el embarazo.
   
  Lo recomendable es que toda mujer que esté planeando embarazarse, se haga un chequeo confirmando si está inmunizada de la varicela (y de otras infecciones como la rubeola). En caso de no estar inmunizada, se podrá vacunar y deberá esperar un mes hasta poder embarazarse.