Malformaciones congénitas: prevención defectos tubo neural

Hoy en día es recomendación casi universal la administración diaria de suplementos de ácido fólico desde por lo menos un mes antes de la concepción.

Se estima que una dieta normal en una mujer adulta aportaría un promedio de 200 microgramos de folatos por día, frente a los 400 que se necesitan en el embarazo. Aunque se aumentara el consumo de alimentos ricos en folatos (frutas, hortalizas verdes y cereales), es muy difícil alcanzar los niveles adecuados para la gestante. Por este motivo, el aporte de ácido fólico se hace mediante suplementos vitamínicos que se añaden a la dieta normal. El mecanismo por el cual los folatos reducirían el riesgo de defectos del tubo neural no es conocido con seguridad.

Entre las recomendaciones preventivas para este tipo de malformaciones, es especialmente importante que la mujer reciba la información adecuada sobre el riesgo de este tipo de problemas, siendo advertida que en cuanto planifique un embarazo acuda cuanto antes a su médico de atención primaria.