Sustancias dañinas para el bebé

Agentes teratógenos que pueden afectar a su desarrollo

Un teratógeno es cualquier sustancia química, agente físico (radiaciones), infeccioso, enfermedad materna o estado carencial que, cuando actúa en el embrión o feto, puede alterar de forma grave el crecimiento o  desarrollo intrauterino del bebé. Estas sustancias son capaces de producir alteraciones morfológicas o funcionales del niño. 

Fármacos que pueden dañar al embrión o feto

  • Antagonistas del ácido fólico (aminopterina, matotrexato)
  • Hidantoínas
  • Trimetadiona
  • Antibióticos: tetraciclinas
  • Anticoagulantes: cumarinas (Síndrome fetal de la warfarina)
  • Antipilepticos: carbamacepina, fenitoina, trimetadiona (troxidona).
  • Antineoplásicos (medicamentos contra el cáncer)
  • Hormonas
  • Neurolépticos: litio
  • Retinoides sistémicos
  • Algunas vacunas
  • Talidomida

Factores que influyen en la lesión producida por un teratógeno


El que un agente teratógeno pueda producir alteración en el desarrollo del embrión va a depender de varios factores: 

  • El momento de exposición: Los efectos de los agentes teratógenos en el embrión en desarrollo o en el feto dependen sobre todo de la edad gestacional en el momento de la exposición: 
    • Periodo de prediferenciación o blástula (0 a 2 semanas de gestación): La actuación de un agente ahora no produce malformaciones debido a que las células no se han diferenciado aún en funciones específicas. Son células pluripotenciales: si una se destruye, otra puede tomar su función. La exposición, en este periodo, sigue la ley del "todo o nada": o se afecta totalmente, produciéndose el aborto o no hay lesión.

    • Periodo embrionario (organogénesis: entres las semanas 3 a 8 semanas de gestación). Es el periodo de máxima susceptibilidad a los agentes teratógenos, ya que las células han perdido su carácter totipotencial y se están formando los órganos.

    • Periodo de histogénesis (formación de los tejidos) (8-32 semanas): Existe una menor susceptibilidad a la aparición de malformaciones mayores, aunque si existe cierto riesgo de alteración de la función de los órganos.

    • Periodo de maduración funcional (hasta la semana 38): Todavía menor riesgo teratogénico y funcional.

Sustancias dañinas para el feto

  • Las características del agente: Muchos agentes teratógenos tienen una periodo de acción muy estrecho en términos cronológicos. Por ejemplo, en el caso de la talidomida su poder teratogénico sólo se produce si se consume el fármaco entre los días 21 a 36 de la gestación.

    • Cantidad del agente o relación dosis-respuesta: hoy sabemos que el embrión y el feto no están completamente protegidos de los factores ambientales y que el "filtro placentario" es permeable a múltiples agentes nocivos. Existe por tanto una dosis umbral a partir de la cual se produce el efecto lesivos para el embrión.

    •  Tiempo de exposición al agente. 

    •  Especificidad del agente con el órgano en sí mismo. Cada sustancia actúa en un aspecto particular del metabolismo celular, por tanto tienden a producir diferentes efectos. Aunque actúen en el mismo periodo de desarrollo embrionario y sobre el mismo sistema, cada agente específico puede producir modelo o patrón específico de malformaciones.

  • El órgano afectado: Algunos sistemas orgánicos crecen y se diferencian durante cortos períodos de tiempo y sólo se afectan si el agente actúa durante este periodo. Mientras que otros como el sistema nervioso central (SNC) crecen y se desarrollan durante toda la vida intrauterina e incluso posteriormente. Esto explica que, por ejemplo, el SNC puede dañarse, si se expone a agentes específicos en cualquier momento de la gestación.

  • Factores maternos: como el metabolismo o las enfermedades maternas. Todos aquellos agentes que son ingeridos por la madre estarán influidos por la capacidad de ser eliminados por el organismo materno o la posibilidad de transporte a través de la placenta.

Existe la posibilidad que durante el embarazo se produzca exposición a más de un factor ambiental, originándose interacciones que pueden agravar o atenuar los efectos nocivos sobre el embrión o el feto.

Cómo prevenir las anomalías


¿Qué podemos hacer para prevenir que se produzca alguna alteración del desarrollo en el nuevo ser durante el embarazo?

  • Controles médicos: Lo adecuado es comenzarlos desde el momento en que se planifica el embarazo y continuarlos durante la gestación según las indicaciones del profesional que siga el embarazo.
  • Alimentación: Debe ser variada y saludable, rica en fruta y verdura. Evitar las carnes y pescados crudos o poco hechos.
  • Evita la ingesta de tóxicos: Se debe evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas.
  • Evitar la exposición a radiaciones: Poner en conocimiento de los facultativos la posibilidad de estar embarazada ante la prescripción de cualquier estudio radiológico. Si sabe que está embarazada, o tiene sospecha de que puedas estarlo, se deben evitar las exploraciones radiológicas.
  • Vigilar las circunstancias en el trabajo y en el ambiente: Puede existir contaminación por sustancias: químicas (pesticidas...) o radiaciones.
  • Si no está inmunizada de la rubéola debe vacunarse para evitar que puedan contagiarse de la enfermedad durante la gestación. En este caso, tiene que tomar precauciones para no quedar embarazada al menos en los tres meses siguientes a la vacunación.
  • No utilizar ninguna medicacion sin control médico: Poner en conocimiento del médico la posibilidad del embarazo si le va a recetar cualquier medicamento y no tomar ninguna medicación que no haya sido prescrita por el médico. Desde el año 1980, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) creó cinco categorías de fármacos a fin de clasificar la seguridad de los medicamentos para su uso durante el embarazo. Estas categorías son:
Categoría Descripción
A El medicamento no demostró aumentar el riesgo de producir defectos congénitos en los estudios con humanos.
B Los estudios en animales no demostraron la presencia de un riesgo, pero no se han llevado a cabo estudios similares en humanos o bien los estudios en animales demostraron la presencia de un riesgo, pero el riesgo no se manifestó en los humanos.
C Los estudios en animales produjeron efectos adversos, pero no se dispone de estudios similares en humanos o bien no se dispone de estudios en humanos ni en animales.
D Sin embargo, en muy pocos casos los medicamentos que están asociados a defectos congénitos en los humanos pueden presentar beneficios potenciales que superen sus riesgos conocidos.
X Los medicamentos están contraindicados (no se deben usar) durante un embarazo humano porque se ha demostrado que producen anomalías fetales tanto en estudios en humanos como en animales.

Toda mujer que esté embarazada o crea estarlo debe consultar a su médico sobre la seguridad de un medicamento recetado o de venta libre, una vitamina, un mineral o un suplemento a base de hierbas antes de tomarlo.