Consejos para una buena lactancia
 

Consejos para una buena lactancia

Descarga aquí nuestros consejos
 

 

Posparto: mitos faja posparto, talla de sujetador e higiene

No es cierto que el uso de faja disminuya la cintura

Existe una tendencia al empleo de faja posparto con el fin de facilitar la recuperación de la figura. La realidad a es que la recuperación de la figura depende de varios factores. Por un lado, los cambios fisiológicos normales que van a ir disminuyendo el tamaño uterino, van a favorecer la expulsión de líquidos retenidos, y el aumento progresivo del tono muscular a nivel abdominal.
mitos faja posparto

Este tono se consigue mediante ejercicio físico, principalmente los ejercicios abdominales, que no podrán realizarse hasta que no se consiga primera un buen fortalecimiento del suelo pélvico. En general, primero se deben de iniciar ejercicios de suelo pélvico y posteriormente comenzar con el fortalecimiento de la pared abdominal.

El empleo de la faja puede ser una alternativa para aquellas mujeres que se sientan más confortables o que disminuyan su dolor por su empleo. Pero la faja en sí, no va a producir una disminución del perímetro de la cintura.

“Tras la lactancia materna, disminuye la talla del sujetador”

La mama femenina está formada por el tejido glandular propiamente dicho que es aquel que se encarga de la secreción de la leche y por tejido de sostén y de transporte de la leche producida (los conductos). Durante la lactancia materna aumenta la cantidad de tejido glandular manteniéndose estables el tejido de sostén y el número de conductos. El tejido glandular aumenta además en volumen ya que acumula leche en su interior. Los conductos pueden aumentar en volumen debido también a este acúmulo.

Tras la lactancia, se produce el colapso de nuevo de los conductos y de las glándulas, manteniendo la estructura que tenía previamente a la lactancia. No se produce ninguna destrucción de tejido, por lo que no existe ninguna disminución del tamaño respecto al que se tenía antes de la lactancia.

 

“Evita bañarte durante la cuarentena”

Como antiguamente se comentaba que ducharse durante las menstruaciones podría traer complicaciones, también se ha difundido la idea de que mientas una mujer manche en el posparto no debe de bañarse. Esto es completamente falso. De hecho, la higiene es básica para evitar la infección de la cicatriz de la cesárea o de los puntos en el canal de parto si existieran. Las heridas deben de mantenerse limpias, y lo que debe de evitarse es la humedad en las mismas secando cuidadosamente esas zonas.
Diana Cuenca Gómez Obstetra del Hospital de Torrejón de Ardoz