Cuánto se debe beber en el embarazo

Necesitas más líquidos en la gestación

 

cuanto beber en el embarazo

En el embarazo se recomienda beber alrededor de 3 litros a lo largo del día,cantidad que se hace más necesaria en el verano.

Las necesidades nutricionales de la mujer cambian en el embarazo y esto supone seguir una dieta equilibrada y beber de forma adecuada.

Estar bien hidratada es imprescindible para una gestación saludable tanto para la futura madre como para el bebé. La doctora Soledad Peco, ginecóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, nos ofrece algunas pautas fundamentales para conocer qué puede beber una embarazada, cuáles son las bebidas más adecuadas y cuáles debe evitar.

 

¿Por qué tengo que beber más en el embarazo?


Durante el embarazo la madre necesita bastante más líquidos de lo habitual, unos tres litros diarios, nos explica la doctora Peco, porque se producen una serie de cambios debido a la gestación:

  • El cuerpo de la mujer tiene un litro más de volumen sanguíneo circulante, ya que debe irrigarse mucho más el útero y nutrir la placenta para aportar los nutrientes que necesita el feto.
  • La placenta tiene otra función: eliminar los productos de deshecho que la formación de los tejidos del bebé producen. Tienen que expulsarse a través de la orina de la madre y de la respiración. Esto, puntualiza la ginecóloga, hace que la madre pierda también más líquidos. Por eso, una correcta ingesta de líquidos ayuda a la eliminación de toxinas y reduce el riesgo de infecciones urinarias.
  • Además se pueden producir edemas y retención de líquidos en los tejidos, debido a la dificultad de su reabsorción. Son los famosos tobillos hinchados, que están provocados por agua que se queda detenida en ellos.
  • Los cambios hormonales durante la gestación hacen también que la madre tienda a retener líquidos. Por este motivo, las futuras madres tienen la cara un poco más hinchada.

Si no bebes suficiente


  • Si la madre no toma líquido suficiente puede provocar una falta de hidratación en el bebé, lo que podría suponer un problema por deshidratación y exceso de productos de deshecho y falta de oxigenación, añade la ginecóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario.
  • La falta de hidratación de la madre también hace que los músculos estén más irritados, lo que aumenta los molestos "tirones" musculares, que se suelen producir en las piernas durante el embarazo.
  • También puede tener consecuencias en el útero, que también es un músculo y puede comenzar a tener contracciones por la irritabilidad uterina que se produce cuando no se produce una hidratación adecuada.

¿Cómo sé que estoy bebiendo lo necesario?


La madre tiene que controlar que bebe la cantidad de líquidos adecuada y si comienza a sentir tirones musculares, irritabilidad uterina, contracciones, dolor de cabeza intenso o mareo debe siempre beber más cantidad de líquidos y valorar si percibe mejoría de los síntomas, advierte la doctora Peco.

También debe evitar situaciones de riesgo de deshidratación, como pasear en las horas intermedias del día, que es cuando más calor hace en verano. Es preferible, señala Soledad Peco, pasear a primera hora por la mañana o a última de la tarde. Asimismo, debería evitar el ejercicio intenso sin una adecuada hidratación o pasar muchas horas sin beber nada.

 

Dori Delgado