Desarrollo del feto en la semana 27: Si nace ahora, puede sobrevivir

Su cerebro ya dibuja pliegues y circunvalaciones

Desarrollo del feto semana 27

Si naciera en esta semana tu bebé ahora, en la semana 27 de embarazo, podría llegar a sobrevivir, aunque con muchos cuidados médicos. Ten en cuenta que para que el pequeño sea capaz de respirar fuera del útero materno necesita que sus pulmones hayan madurado.  El desarrollo cerebral del feto alcanza un momento cumbre esta semana, gracias a las conexiones neuronales que se están generando.

Pulmones aún inmaduros en la semana 27


En este proceso de maduración pulmonar interviene una proteína esencial: el surfactante, que provoca que los alvéolos estén abiertos y puedan intercambiar oxigeno. La producción de surfactante empieza hacia la semana 10 de embarazo, pero es un proceso muy lento y no alcanza unos buenos niveles hasta la semana 34 o la semana 36 de embarazo. Por este motivo, los prematuros suelen necesitar ayuda para respirar, dado que el surfactante es muy escaso.

  • Tratamiento con corticoides

    Si los médicos prevén con antelación que el bebé nacerá antes de tiempo, en la semana 27 de embarazo, se puede administrar un tratamiento a la madre a base de corticoides que pasa al feto y estimula la secreción de surfactante. O incluso es posible inyectarlo directamente en sus pulmones, una vez que ha nacido. Con estas medidas se trata de evitar que el bebé padezca síndrome de insuficiencia respiratoria o enfermedad de la membrana hialina.

  • Desarrollo cerebral, en auge

    También a partir de ahora se produce un hecho crucial en su desarrollo cerebral: en la superficie lisa del cerebro se empiezan a formar los pliegues y circunvalaciones características de la corteza cerebral, incrementándose la cantidad de tejido. Esas hendiduras son el resultado de las conexiones que se producen entre las células nerviosas y que permiten que pueda percibir imágenes, sonidos, olores, sabores y sensaciones táctiles.

Qué siente la madre en la semana 27 de embarazo


Ecografías en 3D y 4D

 

¿Has pensado en hacerte en una ecografía en 3D? Ahora es el momento más adecuado. Para que una ecografía en 3D y 4D ofrezca unas buenas imágenes, se requiere que haya una cantidad de líquido amniótico suficiente. Pero además, puesto que lo que buscas con este tipo de ecografías es sobre todo ver al bebé, te gustará que tu hijo presente un buen aspecto.

Si la ecografía se hace muy pronto, tu pequeño no va a dar su mejor instantánea, ya que es a partir del final del segundo trimestre cuando empieza a acumular grasa y a ofrecer ese aspecto de “bebote”. Más tarde de la semana 31 de embarazo, tu hijo es tan grande que apenas tiene sitio para moverse y además apenas hay líquido amniótico, lo que empeora la calidad de las imágenes.

Un consejo para alimentarte mejor


kiwis

Hay muchas pruebas que indican que la vitamina C es esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunitario: influye sobre la actividad de los leucocitos y macrófagos, los soldados de primera línea de nuestro sistema inmunitario. Además, cuando nuestro cuerpo se encuentra luchando contra los agentes infecciosos llega a perder hasta un 40 por ciento de esta vitamina.  El problema es que nuestro organismo es incapaz de producirla y sólo puede obtenerla a través de la dieta, y apenas la retiene durante tres horas después de ingerirla; por eso, debe tomarse varias veces al día. Las mejores fuentes de la  vitamina C son las frutas y las verduras frescas ( cítricoskiwipimientotomatepatata), pero si se someten al calor o se exponen a la luz durante mucho tiempo, se oxida y se pierde. Por este motivo, hay que tomarlas lo más frescas posible y el zumo prepararlo en el mismo momento de beberlo.

Un consejo para aliviar molestias

El embarazo es un momento muy delicado para la salud de los dientes y las encías de la futura madre. Los cambios hormonales que se producen en la gestación pueden provocar, inflamaciones, gingivitis y caries. Además,  al inflamarse las encías y doler, la mujer se cepilla peor los dientes y se deja restos de comida entre ellos, y eso es lo que hace que las bacterias encuentre su hábitat ideal para ir horadando la pieza dental e inflamar el tejido.

Nada más terminar de comer, hay que limpiarse los dientes, con un cepillo suave y cabezal pequeño para llegar a todos los rincones de la boca. Es preciso eliminar los microbios, sobre todo antes de acostarse, ya que mientras se duerme se segrega menos saliva, que desempeña un papel protector.

 

Ángela del Tío