Cambios en el octavo mes de embarazo

El nervio ciático de la madre se resiente por la presión del útero

Cambios en la madre


Octavo mes de embarazo

En este mes aumentan la probabilidad de padecer dolor en la zona lumbar, un dolor que se puede diseminar por la nalga, el muslo y llegar hasta el pie. Se trata de una ciática producida por la compresión del nervio ciático por la postura que se adopta en el embarazo y por la presión que ejerce el útero.

Cambios físicos

  • La presión generada por el útero sobre las venas pélvicas, junto al aumento de los niveles de hormonas sexuales provoca la aparición de varices de distinto calibre y coloración en las piernas. 
  • La presión a nivel pélvico aumenta debido a que el feto comienza a encajarse en el canal de parto, que puede producir calambres y molestias en la vagina, que se inflama y aumenta de tamaño. Además se producirá un aumento en la cantidad de secreción vaginal espesa y de coloración blanquecina. 
  • Durante el transcurso del octavo mes, el útero puede comenzar a ponerse duro con frecuencia, provocando que la barriga adquiera una forma irregular. Se trata de las contracciones de Braxton-Hicks. 

Contracciones de Braxton-Hicks

Son contracciones esporádicas, no regulares, de baja intensidad y sin dolor. Se trata de una especie de entrenamiento del útero para el trabajo de parto.

 

Molestias comunes en el embarazo

Hinchazón, calambres, acidez de estómago, etc. son algunas de las molestias más comunes en esta etapa del embarazo. Conoce algunos consejos sobre como disminuirlas.

Cambios en el hijo en el octavo mes de gestación


  • Al finalizar este mes, el feto pesa alrededor de 2.500 gramos y superan los 35 centímetros de longitud.
  • A partir de la semana 35, los pulmones han completado su maduración, aunque todavía se considera un feto prematuro. 
  • Su piel adquiere mayor espesor, suavidad y un color rosado. Desaparece la capa de lanugo (vello fino) y, en general, le crece una buena cantidad de pelo en la cabeza.
  • A estas alturas, el feto ya suele estar colocado con la cabeza hacia abajo, es decir, en presentación cefálica. Sus movimientos son cada vez más limitados, dado que cada vez dispones de menos espacio en el interior del útero.