Una Navidad segura para bebés y niños

Cuidado con los adornos, luces y la alimentación

En Navidad los horarios se trastocan, las rutinas se alteran y los hábitos saludables de los niños y bebés se dejan a veces de lado. Es tiempo de reunirse con la familia, disfrutar del tiempo libre y de comidas familiares que en muchas ocasiones son demasiado abundantes. Para aprovechar bien estas fechas y evitar riesgos para la salud los más pequeños, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha preparado un decálogo con recomendaciones para que los más pequeños disfruten estas fiestas sin complicaciones.

Navidad segura para los niños y bebés

1. Las rutinas de los niños se ve alterada por las citas navideñas, pero se recomienda mantener los horarios de sueño y siesta.

2. En estas fechas se come muchos dulces, pero no hay que excederse y hay que tratar, dentro de lo posible, que los niños mantengan una dieta saludable. También hay que tener cuidado con los alimentos crudos, ya que pueden tener bacterias, por lo que es mejor cocinar carnes y pescados y lavar bien las frutas y verduras que se vayan a consumir.

3. Es un buen momento para que los niños experimenten nuevos sabores. La variedad de los platos tradicionales de Navidad invita a que los pequeños prueben nuevos sabores, siempre teniendo en cuenta las edades recomendadas para comenzar a tomar cada alimento.

4. Al manipular los alimentos se debe mantener una higiene adecuada para evitar intoxicaciones alimentarias. Hay que lavarse las manos con frecuencia y los niños deben hacer lo mismo.

5. Estos días festivos son más frecuentes los desplazamientos en coche. Antes de salir, es fundamental revisar bien los sistemas de seguridad infantiles y asegurarse de que los niños viajan correctamente en sistemas de retención infantil apropiados.

 6. Cuidado con las ventanas abiertas, las escaleras y los objetos eléctricos. Los niños no deben estar cerca del fuego mientras se está cocinando, ni del horno, ni de recipientes calientes. La cocina no es un lugar seguro para ellos, recuerdan los pediatras.

También hay que cuidar la seguridad al poner la decoración navideña. Adornos y luces suelen ser muy atractivos para los niños, pero para evitar accidentes, es conveniente identificar algunos objetos y lugares peligrosos (como escaleras, chimeneas, enchufes, bolas...) y evitar que se acerquen a ellos. Puede ser buena idea crear un espacio especial para ellos, con adornos adecuados a su edad que no resulten peligrosos, como figuritas de plástico de un tamaño medio para el Belén o adornos de tela. Así podrán jugar sin miedo a hacerse daño.

Belén infantil con figuras seguras para los niños

7. Atención al consumo de alcohol y tabaco. En ambos casos, los padres son un ejemplo para sus hijos. Un consumo desmedido de alcohol no es un buen referente para los niños ni para los adolescentes. Lo mismo ocurre con el tabaco. Además, la AEP aprovecha para recordar el alcohol es una droga que afecta a los sentidos y que no se debe coger el coche si se ha bebido.

8. En estas fiestas se suele abandonar el ejercicio físico. Los días de descanso, la interrupción de las actividades extraescolares, el frío y las fiestas navideñas pueden favorecer el sedentarismo. Los pediatras recomiendan que los menores mantengan una hora de ejercicio diario y aprovechar el tiempo libre para organizar actividades que impliquen actividades físicas, como pasear por el campo, hacer excursiones en bici o ir a ver las luces de Navidad.

Celebraciones navideñas con niños y bebés en casa

9. Los regalos navideños pueden ser una buena forma para inculcar a los niños la importancia del ejercicio, con juguetes que animen a practicarlo como pelotas, bicicletas o patines, ideales para divertirse a la vez que ejercitan su cuerpo. Y todo ello sin olvidar las protecciones para practicar algunas de estas actividades, como el casco, las coderas y las rodilleras. La AEP aprovecha para recordar que los juguetes que traigan los Reyes Magos deben ser seguros para los niños.

10. Estos días de descanso son ideales para compartir tiempo en familia. De hecho, los pediatras subrayan que es fundamental pasar tiempo con los más pequeños y los adolescentes de la casa. Aconsejan que se hable con ellos, sin las prisas diarias, para acercarse a ellos, conocerles mejor y ayudarles en su correcto crecimiento, tanto físico como psicológico.

Cómo es un árbol de Navidad seguro

El árbol de Navidad es un adorno muy atractivo para los más pequeños. Si queremos que sea una zona segura para los niños hay que tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Instalar el árbol en una base firme que evite caídas del objeto sobre el niño
  • Los adornos deben ser grandes y sin lados afilados para evitar que el bebé se atragante si se los mete en la boca.
  • Figuras, bolas y adornos deben resistir golpes: una buena opción son de plástico y tela.
  • También hay que tener cuidado con los enchufes de las luces. Lo ideal es colocar ambos fuera del alcance de los pequeños.

 

 

Dori Delgado
Redactora experta en Salud