Relacionan el paracetamol durante el embarazo con autismo e hiperactividad

21 Sep 2016
Paracetamol en el embarazo: autismo e hiperactividad

 

Tomar mucho paracetamol durante el embarazo puede aumentar los síntomas de la hiperactividad y del autismo en los niños. Un estudio realizado en el Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona vincula la exposición prenatal al paracetamol (acetaminofén) y el riesgo de que los niños padezcan ambos trastornos.

Alrededor del 60% de las embarazadas toma paracetamol, un fármaco con efecto analgésico y antipirético (contra el dolor y la fiebre) del que hasta ahora se conocían ciertos efectos secundarios sobre el bebé, como el desarrollo de alergias o asma o el riesgo de parto pretérmino en ciertos casos. Se sabe que atraviesa la barrera placentaria y por tanto llega al feto, pero se considera un medicamento seguro en el embarazo siempre que se tome en periodos cortos de tiempo. Precisamente este nuevo informe incide en la toma continuada o durante un periodo excesivo.

Paracetamol y desarrollo neurológico en niños

En el embarazo, el uso frecuente de este fármaco aparece asociado con síntomas del espectro autista en niños varones y con trastornos de hiperactividad o baja atención en ambos sexos. Son las conclusiones a las que llega este informe, el primero que diferencia los efectos del paracetamol sobre el desarrollo neurológico de los niños según el sexo y también el primero que establece una asociación independiente entre la ingesta de este fármaco durante la gestación y los síntomas de autismo en niños.

Los investigadores de Barcelona compararon a niños y niñas cuyas madres habían tomado paracetamol de forma persistente en el embarazo con otros no expuestos y observaron un aumento del 30% en el riesgo de padecer algunas funciones de atención, así como mayores posibilidades de sufrir síntomas del espectro autista en los niños varones.

Un total de 2.644 parejas de madre e hijo participaron en este estudio de cohorte de nacimiento en España, que comenzó durante el periodo del embarazo. Un 88% fueron evaluados cuando el niño tenía un año de edad y el 79,9%, a los cinco años de edad. Se preguntó a las madres si tomaron paracetamol en la gestación y la frecuencia de las tomas se clasificó como “nunca”, “esporádica” o “persistente”.

Exposición prenatal

El 43% de los niños evaluados al año de edad y el 41% de los testados a los cinco años estuvieron expuestos al paracetamol en algún momento durante las 32 primeras semanas de embarazo. Al evaluarlos a los cinco años, los niños expuestos tenían en torno a un 40% más de riesgo de hiperactividad o impulsividad que los que no fueron expuestos.

Los niños cuyas madres habían tomado de forma persistente paracetamol mostraron peor rendimiento en el K-CPT, una prueba que mide la falta de atención, la impulsividad y la velocidad de procesamiento visual.

Los niños varones, más afectados

El paracetamol puede perjudicar el desarrollo neurológico por varias razones, explican los investigadores. Una de ellas es que alivia el dolor al actuar sobre los receptores de cannabinoides en el cerebro. Estos receptores normalmente ayudan a determinar cómo las neuronas maduran y conectan entre ellas, por lo que el paracetamol podría alterar estos procesos.

El aumento de los síntomas del espectro autista sobre todo en varones puede tener su explicación en el cerebro masculino, que parece ser más vulnerable a influencias dañinas durante las primeras etapas de la vida.

Como son muchas las embarazadas que toman paracetamol durante el embarazo, los expertos de ISGlobal avisan que, antes de recomendar o no su uso, harían falta nuevos estudios con mediciones exactas de las dosis y hacer evaluaciones riesgo-beneficio respecto al uso del paracetamol en embarazadas y en la primera infancia.