Cosas que no sabías sobre la oxitocina, la hormona de la maternidad

Interviene en el enamoramiento y el cuidado del bebé

Si hablamos de oxitocina, podemos caer en el error de pensar solamente en sus efectos hormonales durante el parto o la lactancia. Pero lo cierto es que también actúa como neurotransmisor, lo que implica efectos a nivel del sistema nervioso central de lo más variados. Interviene en nuestros procesos de enamoramiento, en las relaciones sexuales y, muy importante, en el cuidado del bebé.

Oxitocina, cómo actúa en el parto y puerperio

Dónde se produce la oxitocina


La oxitocina es una hormona natural, que se sintetiza en el hipotálamo y se almacena en la neurohipófisis (o lóbulo posterior de la hipófisis) desde donde se libera al torrente sanguíneo en su viaje hacia el resto del organismo.

A mediados del siglo XX, los investigadores fueron capaces de producir oxitocina sintética para aprovechar sus efectos a nivel de las fibras musculares uterinas, utilizando de forma sistemática dicho preparado para acelerar los partos.

¿Cómo actúa la oxitocina en parto y lactancia?


Entre los efectos hormonales de la oxitocina, es éste, precisamente, el más conocido, ese efecto sobre las fibras musculares uterinas, para provocar contracciones durante el parto. También produce un efecto similar en la mama, ayudando a la salida de la leche durante la lactancia. El estímulo de la succión del pezón por parte del bebé provoca la secreción de oxitocina, que facilita la eyección de la leche a la vez que provoca contracciones uterinas para ayudar a que el útero se contraiga y disminuya el sangrado en el posparto.

Y en las relaciones sexuales...

Pero no es este el único efecto. Oxitocina segregamos las mujeres gestantes o no y los hombres, aunque en menor medida. Existen estudios que relacionan la oxitocina con la respuesta sexual humana, habiendo encontrado un aumento de esta hormona durante el orgasmo o en la fase de excitación sexual.

Oxitocina, ¿cómo funciona en el enamoramiento?


Seguro que en alguna ocasión has oído decir que la oxitocina es la hormona del amor o de la felicidad. Estos son unos de los efectos como neurotransmisor de la oxitocina:

  • Existen estudios que parece que la relacionan con conductas amorosas, habiendo constatado que sus niveles en sangre están aumentados en individuos enamorados.
  • Pero la acción de la oxitocina puede ser bastante menos interesante en algunos casos de enamoramiento (en los que corre peligro la integridad mental de la persona).
  • Algunos autores la vinculan con relaciones amorosas de dependencia, relaciones en las que podemos llegar a olvidar otros aspectos de nuestra vida y depender totalmente del otro.
  • Es también clave en la formación del vínculo, sobre todo entre la madre y el bebé en el momento del nacimiento y la crianza.
  • Y está implicada en la confianza y reducción del miedo social, aumenta la empatía y la generosidad o los comportamientos de cuidado de otras personas.

Oxcitocina, la hormona que crea el vínculo de apego con el bebé

Efectos sorprendentes: oxitocina como droga


Oxitocina, hormona clave en la generación de leche materna

Todos estos efectos son, ciertamente positivos, pero no son los únicos que parece que tiene la oxitocina. Y es que, en algunos casos, la oxitocina podría actuar como una droga para nuestro cerebro:

  • Existen estudios recientes que asemejan los efectos de la oxitocina a los efectos del alcohol.
  • Aunque a nivel cerebral actúan en diferentes receptores, los efectos sobre los circuitos neuronales que controlan el estrés y la ansiedad son parecidos en ambos, provocando cierta inhibición de estas sensaciones. ¿Un ejemplo práctico? Dando a la persona coraje para afrontar una entrevista de trabajo o conseguir una cita.
  • Incluso se está investigando la posibilidad de administrar oxitocina como tratamiento de algunas enfermedades como la depresión.
Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)