¿Estoy de parto? Trabajo de parto verdadero y falso

Una mujer puede pensar equivocadamente que sufre contracciones de parto. Es el llamado trabajo de parto falso o contracciones de Braxton Hicks. A veces son muy dolorosas y suelen notarse más al final de la jornada. Para los ginecólogos también puede ser complicado identificarlas y a veces la única forma de saberlo es mediante un examen del cuello uterino; si empieza a borrarse y dilatarse es que el nacimiento está próximo. Lo mejor en estos casos es apuntar el tiempo transcurrido entre contracciones y su duración aproximada. Detallamos las diferencias entre los signos y señales del trabajo de parto verdadero (que inicia el parto) y el falso.

Estoy de parto

Señales de parto verdadero    

         

  • Las contracciones se producen en intervalos regulares.
  • Su frecuencia aumenta progresivamente
  • La duración media de las contracciones oscila entre los 30 y 70 segundos.
  • Las contracciones persisten aunque la madre cambie de posición
  • El dolor suele empezar en la espalda y extenderse hacia el abdomen de la embarazada. Por eso a veces se habla de "parto de riñones" al verdadero trabajo de parto.

     

Signos de trabajo de parto falso  

     

  • La frecuencia de las contracciones suele ser irregular.
  • Normalmente remiten al andar o descansar, incluso cuando la embarazada cambia de posición.
  • No suelen ser muy intensas, pero pueden empezar flojas y agudizarse, para volver a remitir más tarde.
  • El dolor suele localizarse en el abdomen, no en la espalda, como sucede con las contracciones que sí ayudan al proceso de parto.