Desarrollo del feto semana 29

El bebé se va colocando para el parto

El estómago, el intestino y los riñones funcionan correctamente en la semana 29 de embarazo. ¿Sabías que el bebé traga grandes cantidades de líquido amniótico que luego expulsa con la orina? Además, poco a poco tu hijo va acumulando grasa en su tejido adiposo, lo que le dará aspecto de bebé rechoncho cuando nazca.

Sentido del gusto, desde el útero


Según un estudio elaborado por el “Monell Chemical Senses Center” de Filadelfia (EEUU), los sabores de las comidas que ingiere la madre pueden ser trasmitidos al líquido amniótico que traga el bebé. Ello explica que los niños asiáticos tengan cierta preferencia por alimentos muy especiados. Y demuestra también que en la etapa fetal el sentido del gusto se va conformando.

El bebé se coloca para nacer

 
Desarrollo del feto semana 29

Si se trata del primer embarazo, entre las semanas 29 y la 32 de gestación, el bebé se coloca boca abajo, preparándose para nacer. Es el momento óptimo, ya que hay suficiente espacio en el útero y líquido amniótico para que el bebé se mueva con soltura, porque en unas pocas semanas el feto empezará a engordar y el útero se convierte en un espacio cada vez más reducido para hacer piruetas.

En esas semanas el bebé gana los dos tercios de su peso, lo que dificulta la voltereta espontánea.
 

El feto se da la vuelta al final del embarazo no por un capricho de la naturaleza, sino debido al cambio en la forma del útero y para facilitar el parto. Al colocarse con la cabeza hacia abajo acomoda sus nalgas y piernas flexionadas que son el polo más grande a la parte más ancha del útero, que es el fondo.

Respecto al parto, es preferible que la cabeza sea lo primero que salga, ya que el culete es más pequeño y más blando y no ensancha lo suficiente el canal del parto, dejando poco espacio para la cabeza, que es mucho más grande.

Se crean más conexiones cerebrales

 

El cerebro se vuelve más irregular con acanaladuras y hendiduras, resultado de las conexiones que las células nerviosas llevan a cabo. Esas conexiones le permiten realizar nuevas actividades cerebrales, como dormir. Aunque no lo creas, hasta esa semana los científicos no han podido demostrar que el bebé tuviese momentos de vigilia y de sueño. Pero a partir de ahora ya puede detectase pequeños de periodos de sueño.

Qué siente la madre en la semana 29 de embarazo

Tus pechos han aumentado de tamaño y se encuentran listos para la lactancia, de forma que aunque tu hijo naciera de forma prematura, podrías alimentarle. Por eso algunas mujeres descubren manchas de calostro en sus blusas o vestidos.

Este preciado líquido, el calostro, es la primera leche que tomará el bebé y su función será muy importante. Proporcionará defensas al recién nacido, como si se tratara de una primera vacuna. No todas las mujeres tienen fugas de calostro en el embarazo, pero no es raro. Si te ocurre, lo mejor es colocar unos discos absorbentes entre el sujetador y el pezón.

Qué comer en la semana 29 de embarazo

 

Las dietas ovo-lacto-vegetarianas no son incompatibles con el embarazo, si se lleva a cabo una dieta muy estudiada:

 
  • No te deben faltar los vegetales con hierro, como las verduras de hojas oscuras, guisantes, legumbres, cereales, frutos desecados (higos, ciruelas, albaricoques, dátiles) y frutos secos. Conviene tener en cuenta que la asociación con vitamina C aumenta la absorción del hierro vegetal, por lo que se deben acompañar las acelgas, las espinacas, los garbanzos y las lentejas con cítricos (naranja y mandarina), frutas tropicales (kiwi y guayaba), pimientos y crucíferas (brécol, coliflor).

Qué comer en la semana 29 de embarazo: hierro
  • Se pueden conseguir las proteínas de los frutos secos y de los cereales y de las legumbres en combinación, o de los cereales acompañados de lácteos.

    Buenas combinaciones de alimentos que favorecen el equilibrio proteico son leche con arroz, trigo, sésamo o patata o leche, maíz y soja; legumbres con cereales o frutos secos, como judías pintas con arroz o ensalada de guisantes con piñones; y huevo con cereales (como el arroz) o con patatas.

Qué comer en la semana 29 de embarazo: proteínas

Un consejo para aliviar molestias

Si te cuesta dormir bien, intenta acostarte de lado, ya que esta es la mejor postura para el bebé al evitar la compresión de los grandes vasos que retornan la sangre de las extremidades inferiores. Colócate una almohada entre las rodillas.
Ángela del Tío