Aeroalérgenos: alergia al polen, ácaros, animales y hongos

Alergia y embarazo
     
⇒   Rinoconjutivitis alérgica
⇒   Asma
⇒   Aeroalérgenos: polen, ácaros, animales y hongos
⇒   Alergia cutánea
⇒   Alergia a alimentos
⇒   Prevención enfermedades alérgicas del  bebé
⇒   Reacción anafiláctica
⇒   Preguntas y respuestas
 

 

Son los alérgenos que producen enfermedades alérgicas por vía inhalatoria. Los más frecuentes son los pólenes, los ácaros, los animales domésticos y los hongos.
 
 
Pólenes
 
En la alergia al polen los síntomas se desarrollan al inhalar los granos de polen que están en el aire. La alergia al polen aparece sobre todo en primavera, pero no es exclusiva de esta época, ya que hay plantas que polinizan en otras estaciones.

Los granos de polen son las células sexuales masculinas de las plantas con flores. La polinización es el traslado del polen desde el órgano donde se ha formado hasta una flor femenina de su misma especie.

Desde el punto de vista alergológico, las plantas que más nos interesan son las anemófilas que utilizan el viento como medio de arrastre y diseminación de los granos de polen.
 
 
 
La polinización comienza al amanecer y disminuye en las horas siguientes, por lo que la mayor concentración de pólenes se produce en las dos o tres horas después de la salida del sol. Al atardecer la atmósfera tiende a estabilizarse y las partículas de las capas altas descienden, por lo que en esas horas suele aumentar de nuevo su concentración cerca del suelo. En los días de tormenta, con la turbulencia del aire aumenta, la concentración de pólenes en niveles próximos al suelo. Ésta disminuye después de una lluvia fina y copiosa.
 
En España los pólenes de mayor importancia son los de las gramíneas, los del olivo y los de la parietaria. De menor importancia, pero también relevantes, son los pólenes del plátano de sombra y de las cupresáceas (arizónicas). El predominio de cada polen varía en las diferentes regiones de España. Los niveles de pólenes pueden ser consultados por los propios pacientes, por ejemplo en la página de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica.
 
 
Ácaros
 
Los ácaros son unos artrópodos, emparentados con las arañas, que sólo son visibles al microscopio. Las especies que con mayor frecuencia producen alergia son las del género Dermatophagoides y deben su nombre al hecho de que su fuente predilecta de alimento son las escamas de la piel humana (del griego dermatos = piel; phagos = comer è "comedores de piel"). Por eso proliferan en los colchones ya que allí encuentran alimento fácilmente. Los ácaros se encuentran especialmente cómodos cuando la temperatura es templada (alrededor de 20º C) y la humedad relativa es elevada (por encima del 70%), lo que explica que abunden sobre todo en regiones templadas costeras y que su presencia sea rara en zonas montañosas y secas, especialmente por encima de 1500 metros de altitud. En las casas, la concentración de ácaros aumenta durante las épocas de cambio estacional (primavera y otoño), con lluvias y temperaturas suaves, y suele disminuir durante los veranos (clima seco y caluroso) e inviernos (clima seco y frío).  
 
 
Animales
 
  La alergia al epitelio de animales es más frecuente con perros, gatos, caballos, hámster y otros roedores. La caspa de los animales suele ser microscópica, se disemina por el ambiente y se queda pegada a la ropa, alfombras, cortinas, sillones, etc. Por eso las personas alérgicas pueden tener síntomas en las casas donde hay animales, aunque en ese momento el animal no se encuentre allí.

La mujer embarazada no debe acudir a domicilios donde tengan el animal que le produce alergia para evitar el desencadenamiento de una crisis. No es suficiente evitar el contacto directo con el animal ni hacer limpieza justo antes de que llegue la embarazada porque los restos de caspa no se eliminan fácilmente.
     
     
Hongos
 
Los hongos son seres vivos ampliamente distribuidos en la naturaleza. Se reproducen por esporas que desprenden al aire donde se encuentran en diferentes concentraciones según las condiciones ambientales. Estas esporas suelen ser los agentes responsables de las reacciones que sufren los enfermos alérgicos a hongos.
 
  En general, los hongos requieren una humedad ambiental elevada para su crecimiento y proliferación, por lo que los niveles de esporas se multiplican en lugares húmedos como pueden ser las zonas pantanosas o ribereñas. En los recintos cerrados suelen concentrarse en las habitaciones más húmedas como sótanos, trasteros, bodegas, etc. Las piscinas cubiertas son una importante fuente de exposición a esporas de hongos.

Los principales géneros de hongos causantes de alergia son Alternaria, Aspergillus, Cladosporium y Penicillium.
     

 

 

 
Medidas de control ambiental
Consejos para prevenir la exposicion a los agentes alérgenos