Alergia y embarazo: Reacción anafiláctica

Alergia y embarazo
     
⇒   Rinoconjutivitis alérgica
⇒   Asma
⇒   Aeroalérgenos: polén, ácaros, animales y hongos
⇒   Alergia cutánea
⇒   Alergia a alimentos
⇒   Prevención enfermedades alérgicas del  bebé
⇒   Reacción anafiláctica
⇒   Preguntas y respuestas
 

 

 
La anafilaxia es una reacción inmunológica rápida, generalizada y potencialmente mortal.
Es una situación dramática que exige una respuesta rápida y eficaz.

 

La anafilaxia es un cuadro complejo en el que intervienen varios órganos y que se caracteriza por la aparición de síntomas cutáneos (enrojecimiento de la piel, picor generalizado, urticaria o angioedema), asociados a síntomas por afectación, combinada o no, de los sistema gastrointestinal,  respiratorio y cardiovascular. 
 
Estos síntomas se deben a la liberación masiva de las sustancias químicas que producen la respuesta alérgica, como consecuencia  de la interacción de un alérgeno concreto con anticuerpos específicos del tipo IgE.
 
Los alérgenos que producen anafilaxia más frecuentemente son:
 
•   Alimentos: Es la causa más frecuente de anafilaxia en la infancia mientras que en los adultos la causa más frecuente son los medicamentos. La coexistencia de asma aumenta el riesgo de presentar anafilaxia.
   
•   Medicamentos: Es la causa más frecuente de anafilaxia en adultos. Precisa un período de sensibilización, generalmente durante un tratamiento previo con el mismo fármaco o con algún compuesto similar. Las penicilinas son los fármacos más frecuentemente implicados, pero hay descritas reacciones anafilácticas con muchos preparados como antiinflamatorios y otros antibióticos...
   
•   Picaduras de insectos: Los himenópteros tienen un aparato picador con el que inyectan veneno. Entre los componentes del veneno, hay sustancias tóxicas responsables de las lesiones locales, pero también hay proteínas que actúan como alérgenos y pueden desencadenar una anafilaxia en personas sensibilizadas. En España tienen importancia las abejas y las avispas (véspula y polistes). Es la única anafilaxia susceptible de tratamiento a largo plazo con inmunoterapia, con muy buenos resultados.

Como regla general durante el embarazo no se debe iniciar una vacuna antialérgica, pero la anafilaxia por veneno de himenópteros puede ser la excepción. Como siempre, habrá que valorar riesgos y beneficios, pero si la mujer tiene muchas probabilidades de volver a ser picada deberá vacunarse aunque esté embarazada.

Las reacciones locales, aunque sean muy extensas, no implican riesgo de presentar reacciones anafilácticas por picaduras sucesivas y no se tratan con vacunas.
 
   
•  Látex: Es la segunda causa de anafilaxia en las intervenciones quirúrgicas. La frecuencia de aparición de estas reacciones  ha aumentado mucho en los últimos 20 años, en la actualidad comienza a disminuir gracias al conocimiento de estas reacciones y a la disminución del uso de productos con látex.
   
•  Parásitos: En la actualidad las reacciones alérgicas más frecuentes por parásitos se deben al anisakis.  El anisakis es un gusano que en su forma adulta parasita a mamíferos marinos.

En el ciclo vital del anisakis las larvas del parásito se desarrollan en diferentes animales marinos. El hombre puede consumir anisakis al ingerir pescados parasitados por las larvas.  Hasta el 80% de algunos pescados como la merluza o la bacaladilla tienen este parásito en su interior. 
 
  Las reacciones alérgicas al anisakis (urticaria, angioedema y anafilaxia) se producen al consumir pescados o cefalópodos que contienen la larva viva. Cuando éstas llegan al estómago, se adhieren a sus paredes y segregan unas sustancias que son las que ocasionan la reacción alérgica.
   
  Las larvas muertas no causan problemas. La larva muere por acción del calor, pero se necesita un calentamiento a 60 ºC durante 10 minutos.

Las larvas sobreviven en el pescado crudo o parcialmente cocinado (plancha, microondas), por lo que se recomienda seguir las siguientes precauciones:
     
  -   Evitar el consumo de pescados y cefalópodos (pulpo, sepia, calamar) crudos o semicrudos como los boquerones en vinagre, pescados ahumados y marinados, salazones, semiconservas, platos japoneses...
     
  Consumir pescados preferiblemente congelados. Si compra el pescado fresco, antes de consumirlo es recomendable su congelación durante un periodo 48 horas a una temperatura de -20ºC.
     
     
     
Tratamiento
 
Distinguimos el tratamiento del episodio agudo y el tratamiento preventivo a largo plazo.
 
Episodio agudo
La rapidez es esencial y la adrenalina es el tratamiento de elección. La adrenalina salva la vida del paciente y en situación de riesgo vital no hay ninguna contraindicación para usar este medicamento. El embarazo no es una excepción a esta regla, al contrario, para evitar daños al feto es primordial tratar rápidamente a la madre.
 
Generalmente se recomienda utilizar adrenalina cuando el cuadro anafiláctico incluye síntomas o signos respiratorios y/o cardiovasculares.

La adrenalina debe administrarse por vía intramuscular en la cara lateral externa del muslo. Hay preparados de adrenalina para autoinyección automática. Las personas en riesgo de sufrir anafilaxias deben llevar siempre consigo adrenalina y deben saber utilizarla.
    
Tras su uso la mujer debe acudir de inmediato al centro médico más cercano para ser evaluada y recibir el tratamiento que requiera la evolución del cuadro (corticoides, antihistamínicos, sueros, oxígeno etc.).
 
Tratamiento a largo plazo
•   Evitación del desencadenante. Si la embarazada desconoce la causa que le ha producido la anafilaxia debe ser estudiada de inmediato para poder prevenir nuevas reacciones.
   
•  Aprender  a reconocer y tratar las fases iniciales de la anafilaxia para controlar lo antes posible el cuadro si se repitiera.