Duración y beneficios del parto natural

El parto

¿Cuánto dura un parto natural?
No podemos dar un dato concreto. El parto, natural o no, no siempre se desarrolla del mismo modo, pero si podemos generalizar con dos grupos: mujeres que paren por primera vez (primíparas) y mujeres que han pasado por algún parto previo (multíparas). Las primíparas suelen tardar más que las multíparas en completar cualquiera de los períodos del parto. Así para las mujeres primíparas el tiempo de dilatación es de 6-10 horas y el de expulsión de 45 minutos, y en las mujeres multíparas la dilatación dura 3-5 horas y el expulsivo 20 minutos.
 
Así que un bebé puede tardar en nacer desde horas hasta casi un día entero. Los partos medicalizados no tardan menos que los partos naturales ya que ninguna de las técnicas médicas que se realizan habitualmente (episiotomía, cesárea, etc.) tienen como objetivo acelerar la salida del bebé, excepto cuando un expulsivo dura más de 2 horas que entonces sí hay que sacar al bebé con maniobras operatorias.

 

Beneficios del parto natural
Durante los partos naturales se consigue una atmósfera de intimidad y recogimiento, de seguridad física y emocional, que le permite a la mujer ser plenamente consciente del desarrollo del parto. Esto, en teoría, permite que las hormonas que desarrollan el parto alcancen los niveles óptimos y sea más fácil que el parto se desarrolle sin complicaciones. También es importante resaltar el papel protagonista de la madre en el parto, ella tiene libertad absoluta de movimientos, de postura y de expresión. Por tanto, dilatar de pie o parir en cuclillas son opciones posibles fuera de la típica postura ginecológica en el potro.
 
Otro beneficio claro del parto natural es la imposibilidad de sufrir efectos adversos o secundarios de tratamientos médicos ya que, simplemente, no se ofrecen. Es importante recalcar que los efectos adversos de los medicamentos son muy poco frecuentes y los efectos secundarios de las técnicas obstétricas son mínimos, se resuelven a los pocos días del parto.
 
Sin duda, el beneficio de un parto natural es neto cuando se opta por la variante del parto humanizado. Así el equipo médico estará dispuesto de intervenir si hay necesidad de ello durante cualquier punto del parto. En la actualidad es difícil encontrar centros que ofrezcan una visión más “naturalista” de los partos, pero casi en todos los hospitales los ginecólogos y matronas están concienzados para ofrecer un parto humanizado donde la madre toma el relevo del protagonismo.