¿Cuáles con los imprescindibles del parto natural?

Sin que te rompan la bolsa ni te hagan episiotomía

Cuidados recién nacido


Aunque la definición del parto natural y su asistencia pueden cambiar según el centro sanitario, los profesionales que lo asisten o la propia parturienta, existen ciertos puntos básicos o imprescindibles que se suelen repetir.

Además, debemos tener en cuenta que cada mujer es diferente y sus necesidades pueden ser muy variadas durante el parto.

Cómo es un parto natural

Dilata cuándo te toque.

El comienzo del periodo de dilatación se realiza de forma espontánea en el parto natural. Se han de evitar las inducciones al parto en los casos en los cuales no se comprometa la salud materno-fetal.

Sin ponerte oxitocina.

No existe necesidad de administrar medicación para aumentar o detener las contracciones uterinas. La dilatación puede prolongarse.

Tactos, al mínimo.

El número de tactos vaginales se reducen a los imprescindibles para valorar la evolución del proceso. Se ha establecido un periodo de aproximadamente 4 horas para realizar un tacto vaginal; antes en el caso de que las condiciones del parto lo requieran.

Pinchazos, los imprescindibles.

No es necesario colocarte una vía intravenosa nada más realizar el ingreso en el hospital. Te la pondrán si es necesario.

Sin provocar la rotura de bolsa.

Esperamos a que rompas aguas de forma espontánea. Se evitar la rotura de bolsa de forma sistemática en todas las parturientas a no ser que las condiciones cardiotocográficos o la detección del periodo de dilatación así lo aconsejen.

Y sin rasurado ni enema.

No se realiza el rasurado del periné de forma rutinaria ya que se ha demostrado un mayor riesgo de infecciones tras su realización. Tampoco se administra enema a todas las gestantes.

Puedes beber dilatando.

Los líquidos isotónicos están permitidos durante el proceso, favoreciendo el estado de hidratación y confort materno.

Episiotomía, sólo las justas.

La episiotomía (incisión en el periné que realiza el ginecólogo para agrandar el canal del parto) no ha de hacerse siempre. Tan sólo en los casos en los que el profesional que asiste el expulsivo considera un beneficio por su realización, como los casos indicados para la episiotomía de urgencia.

Cardiotocografía externa o intermitente

Permite controlar el estado fetal durante el proceso. No es necesario la cardiotocografía interna de rutina en todas las gestantes.

Pujos espontáneos.

Descenso de la cabeza fetal y pujos maternos espontáneos, cuando aparezca la sensación del mismo. La llamada maniobra de Kristeller sólo está indicada en ciertos casos.

Elige la postura del parto.

¿Es posible? Sí, en el parto natural la mujer puede elegir su posición preferida para el expulsivo, que será una ayuda para los pujos finales.

Alumbramiento espontáneo.

¿Esto qué significa? Sin la administración de sustancias uterotónicas que favorezcan la expulsión de la placenta, que suele suceder unos 10-15 minutos después del parto.

Pinzamiento tardío del cordón umbilical.

Se trata de esperar unos minutos al cese de los latidos del cordón para pinzarlo y cortarlo. El objetivo es prevenir la anemia en el bebé.

Micción espontánea.

Durante el periodo de dilatación y el puerperio lo ideal es que la mujer pueda hacerlo por sus propios medios. En el caso de imposibilidad, se procede al vaciado de la vejiga mediante un sondaje intermitente.

Piel con piel es lo mejor.

Favorecemos el contacto piel con piel del recién nacido con la madre desde el nacimiento. En el caso de que el estado materno no lo permita, hay que fomentar este contacto con el padre. La filosofía es no separar durante todo el proceso del parto y del puerperio, de la madre, padre y del neonato.